Press "Enter" to skip to content

Grave crisis en el Hospital Loayza por equipos inservibles, y falta de medicamentos

El nosocomio cumple su centenario el 11 de diciembre y llega en condiciones deplorables en su infraestructura, equipamiento y medicinas. Los dirigentes sindicales demandan cambios en el personal administrativo, mientras experto señala que lo que ocurre en este nosocomio se replica en todo el sector salud del país: Ineptitud, desidia y corrupción que no permite que haya mejoras.

[simple.-author-box]

La urgente intervención del gobierno a través del Ministerio de Salud, demandaron los trabajadores del Hospital Arzobispo Loayza, para solucionar los álgidos problemas en este emblemático nosocomio.

El 11 de diciembre de este año, se cumple 100 años de fundación del emblemático nosocomio limeño, donde miles de peruanos son atendidos y donde se formaron los más destacados médicos del país.

Puedes leer: Indignante. Medicinas por más de S/ 56 millones fueron dadas de baja por estar vencidas entre el 2017 y el 2023

Semanas atrás, el pasado 16 de abril, la presidenta Dina Boluarte acudió al Loayza para el lanzamiento del “Plan Hospitales Centenarios”, donde fue abucheada por pacientes, familiares y trabajadores, que demandaron su salida del gobierno.

Después de esa lírica declaración de la mandataria, junto a su ministro de Salud, frente al cuerpo médico, enfermedades, y autoridades, la situación no cambio en nada. Todo siguió igual y peor.

Hoy, la situación del nosocomio ubicado en la cuadra 8 de la Avenida Alfonso Ugarte, es deplorable.  Un reciente informe dominical, dio cuenta de un hospital con un inoperativo equipo de rayos X en la sala de emergencia, por lo que los pacientes son trasladados 300 metros, en camillas, en la intemperie hasta el próximo equipo. Algo inhumano que no debería ocurrir.

Pero también se evidencia un inadecuado almacenamiento de medicamentos y equipos médicos, asimismo la presencia de medicina con vencimiento en su fecha de expiración. Todo un caos, que va en desmedro de una atención de calidad al paciente.

Puedes leer:  Medicamentos vencidos. “Tiene que aplicarse las sanciones más drásticas a los responsables”

Edgar Chauca, secretario general del Sindicado Unificado del Hospital Loayza, junto a aproximadamente 50 delegados de los trabajadores se acercaron la mañana del lunes 3 de junio a la oficina del director Carlos Otiniano para exigirle cambios urgentes y una mejora de la gestión.

El dirigente, tras conversar junto a otros delegados con el titular del nosocomio, señaló que el director se comprometió en mejorar la administración con cambios estratégicos de personal en oficinas claves, pero también en buscar financiamiento para mejorar el funcionamiento del hospital.

En el Loayza hay mucha demanda de pacientes particulares y el ingreso de dinero por esa atención, que forman parte de los recursos directamente recaudados, van directo al MEF.

Para el dirigente, la situación se complicó porque no cuentan con ingresos propios, ya que todos los ingresos por la atención a los pacientes que no están asegurados en el Sistema Integral de Salud (SIS), va directo a las arcas del gobierno central sin retorno de los mismos al hospital.

Dijo que la solución de los álgidos problemas del Arzobispo Loayza pasa por una política de Estado que atienda presupuestariamente a la entidad para que a su vez se mejore la calidad en la atención a los miles de pacientes que recurren al hospital. “Sin recursos no se puede hacer nada, lo poco recaudado se lo llevan”, dijo a nuestro portal.

Javier Astete, exsecretario general del mismo sindicato, sostuvo que los trabajadores tienen que adecuarse a las limitaciones del hospital y que hacen su mejor esfuerzo. “Aquí hace falta todo. Los insumos son críticos, hace falta medicinas, y en algunos casos se pierden porque se pasa la fecha de vencimiento”, señaló.

Incidió en que, siendo el Loayza un emblema de los hospitales en el Perú, no es justo que se encuentre en pésimas condiciones porque son los pacientes los más perjudicados.

“Hace falta medicinas, urge que arreglen el equipo de rayos X de la sala de emergencias, nos hace falta todo”, indicó al destacar que los trabajadores y médicos hacen lo mejor que pueden en función de los pacientes, pero se encuentran impotentes ante tanta carencia.

“Vino la presidenta a dar su discurso, a darse un baño de popularidad”, pero el Hospital Arzobispo Loayza, continúa con los mismos problemas de siempre”, señaló Astete.

“Los médicos hacen todo lo posible, pero falta medicina. La mayoría de pacientes que vienen a atenderse, a operarse con el SIS, tienen que salir a comprar las medicinas a la calle. Es de todos los días”, detalló.

Puedes leer: Medicamentos genéricos. Ley pone en riesgo a miles de pequeñas farmacias del país

Hay recursos, el problema es de gestión

Para Omar Neyra, doctor en Salud Pública, la situación en el centenario Hospital Arzobispo Loayza grafica todo lo que ocurre en el sector Salud del país: Ineptitud, desidia y corrupción que no permite que haya mejoras.

“El principal problema es la ineptitud, que jala corrupción, porque recursos hay. Lo que hace falta es gestión para que el sistema funcione”, dijo al considerar de urgencia que haya personal competente con habilidades para comprar y planificar que el equipamiento y la infraestructura tenga un plan de mantenimiento a cinco años.

“El que sabe comprar, conoce que adquirirá un tomógrafo con cinco años de mantenimiento y no será un dolor de cabeza para el hospital”, señaló.

En sus viajes por el interior del país encontró puestos de salud ubicados a 3.500 metros de altura donde sí hay medicinas porque usan un software para conocer en tiempo real qué se consume y qué no y lo que hace falta es repuesto en 15 días. Eso se llama gestión, dijo.

Anotó que también se requiere transformación digital, que no es costoso, con lo cual se puede mejorar el sistema de salud en el país.

Altavoz, se comunicó con el área de prensa del Loayza, pero negaron la posibilidad de que el director del hospital, Carlos Otiniano, nos conceda una entrevista.

Be First to Comment

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *