Press "Enter" to skip to content

Día Mundial de la Hipertensión: ¿cuáles son los síntomas y cómo tratarlo? [video]

Especialista recomienda medirse con frecuencia la presión arterial para evitar consecuencias y enfermedades graves

La hipertensión arterial es una enfermedad silenciosa, que cada día afecta a millones de personas en el mundo y puede ser causa de males que conducen a la muerte. Conocer sus riesgos, síntomas y tratamientos es fundamental para prevenirla o tratarla adecuadamente.

Es una enfermedad hereditaria que, por prácticas alimentarias inadecuadas y una vida poco saludable, puede afectar gravemente al paciente, explicó el presidente de la Sociedad Peruana de Hipertensión Arterial, Martín Salazar Cáceres.

El consumo excesivo de sal, la falta de potasio por no ingerir frutas ni verduras, la inactividad física que puede producir obesidad, la mala calidad de sueño y el estrés constante son los principales factores de riesgo que activan la orden genética, dijo el médico. 

Salazar Cáceres refirió que un 22 % de la población peruana mayor de 15 años padece de hipertensión arterial, lo que equivale aproximadamente a 5.6 millones de personas. Esta es una enfermedad que tiende a aumentar con la edad y es más común en hombres que en mujeres.

Los varones son más propensos a ser hipertensos. El 20 % de los mayores de 40 años presenta la enfermedad, mientras que, en ese mismo rango de edad, el 5 % de mujeres está afectada; pero cuando aparece la menopausia, va aumentando el número de casos. Es una enfermedad que tiene que ver con la edad”, comentó en Andina Canal Online.

Enfermedad silenciosa  

El galeno informó que la mayoría de las personas con hipertensión arterial no presenta síntomas, por lo que se le conoce como “la enfermedad silenciosa”. Sin embargo, algunas personas muestran signos de alerta que deben tomarse en cuenta.

Estos pueden ser dolores de cabeza, cansancio para realizar actividades, fatiga, opresión en el pecho, palpitaciones, hinchazón en los pies y aumento en la frecuencia urinaria. “Pero la mayoría no siente molestias, por eso es una enfermedad peligrosa”, advirtió.

Asimismo, la tensión o la ira pueden ser detonantes emotivos que provoquen el aumento de la presión arterial. Por ese motivo es crucial medirse la presión arterial regularmente. Se puede hacer en casa con equipos electrónicos automáticos, siguiendo las indicaciones de un profesional de la salud o acudiendo a un establecimiento de salud.

Para ello es importante conocer los valores de presión arterial para un adecuado control. Los normales son menores a 130/80 mmHg. Si supera ese rango, quiere decir que la persona tiene presión arterial alta, y puede requerir cambios en el estilo de vida y, en algunos casos, tratamiento farmacológico.

Complicaciones y tratamiento

Salazar Cáceres también se refirió a las complicaciones graves que puede generar la hipertensión arterial en un paciente. Estas pueden ser: enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, daño renal, enfermedades de la arteria aorta y vasculares periféricas, que causan muertes en el mundo.

El tratamiento de la hipertensión arterial incluye medicamentos como los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA), los bloqueadores de los receptores de angiotensina (BRA), diuréticos y beta bloqueadores. 

Los pacientes no deben cambiar las medicinas, porque cada uno responde a un tratamiento adecuado bajo supervisión médica. Deben seguir la receta para evitar los efectos secundarios en el control de presión arterial”, precisó.

Además de los medicamentos es fundamental adoptar un estilo de vida saludable que incluya una dieta baja en sal, rica en potasio, actividad física regular, evitar el consumo excesivo de alcohol y no fumar. “Los alimentos procesados son altos en sodio, y es recomendable no consumirlos”.

En el marco del Día de la Hipertensión Arterial, que se celebra cada 17 de mayo, recordó que esta es una enfermedad grave que requiere atención y tratamientos adecuados. Conocer los riesgos, adoptar un estilo de vida saludable y seguir las indicaciones médicas son claves para prevenir complicaciones y mantener una buena calidad de vida.