Press "Enter" to skip to content

Condenan a exembajador de EE.UU. por espiar para Cuba

Víctor Manuel Rocha, de 73 años, fue sentenciado por un tribunal de Miami a una pena de 15 años de cárcel y una multa de medio millón de dólares.

Víctor Manuel Rocha, exembajador de Estados Unidos en Bolivia, fue condenado el viernes (12.04.2024) a 15 años de prisión por actuar como agente encubierto de Cuba durante cuatro décadas, en una audiencia celebrada en un tribunal federal de Miami (Florida).

“El tribunal va a sentenciarle al máximo castigo permitido por ley”, declaró la jueza Beth Bloom, antes de anunciar la sentencia de cárcel a la que sumó el pago de 500.000 dólares de multa.

Rocha, de 73 años y origen colombiano, compareció por la tarde ante la jueza Beth Bloom en una audiencia que duró tres horas y media.

El exdiplomático, que alcanzó un acuerdo de colaboración con la Fiscalía, se declaró primero culpable de haber recopilado información de inteligencia estadounidense para el gobierno comunista de Cuba desde alrededor de 1981. Después de que reconociera esos hechos, la jueza Bloom lo condenó.

Víctor Rocha fue arrestado en Miami en diciembre pasado. Igualmente estaba acusado de una docena de cargos más relacionados con fraude y falsificaciones de documentos.

Topo castrista durante 40 años

En sus años como agente procubano, ocupó cargos importantes en el Departamento de Estado, donde pudo acceder a información confidencial de alto nivel e influir en la política exterior de Washington.

Al declararse culpable, Rocha admitió que, desde 1973 y hasta el momento de su arresto, apoyó secretamente a Cuba y su misión clandestina de recopilación de inteligencia contra los Estados Unidos sirviendo como agente encubierto de la Isla, explicó la Fiscalía de Estados Unidos en un comunicado.

“Mientras ocupaba varios altos cargos en el Gobierno de Estados Unidos, (Rocha) actuaba en secreto como agente del gobierno cubano. Esa es una asombrosa traición al pueblo estadounidense”, dijo al final de la audiencia en una rueda de prensa el fiscal David Newman.

Además de la condena y la multa, Rocha tiene que cooperar con los Estados Unidos y debe renunciar a todos los beneficios de jubilación futuros, incluidos los pagos de pensiones por su antiguo empleo en el Departamento de Estado.

El exembajador también debe ceder a los Estados Unidos cualquier ganancia que tenga derecho a recibir en relación con cualquier publicación relacionada con su conducta delictiva o su servicio diplomático al país.

* Tomado de DW