Press "Enter" to skip to content

Alberto Fernández asume presidencia de Argentina

El líder de centroizquierda Alberto Fernández asumió hoy la presidencia de Argentina con la misión de enderezar la economía en crisis que lo obligará a hacer un delicado equilibrio entre las amplias demandas sociales y las de los inversores.

Con la presencia de mandatarios y funcionarios de algunos de los principales socios de Argentina, Fernández -de 60 años- juró como presidente ante el Congreso y por la tarde tomó juramento a sus ministros en la Casa Rosada, tras cuatro años de gestión del líder neoliberal Mauricio Macri.

Con una inflación superior al 50% anual, una economía en recesión y una pobreza cercana al 40%, la renegociación de una deuda pública cercana a los 100.000 millones de dólares -que parece impagable en el corto plazo- será clave para el futuro de su Gobierno.

Muchos inversores se han mostrado inquietos por la probabilidad de que Fernández se vuelque hacia una mayor regulación de la economía, como aplicó su vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, cuando gobernó el país entre 2007 y 2015.

El presidente argentino dijo igualmente el martes que buscará “construir una agenda ambiciosa” con Brasil, más allá de sus diferencias con Bolsonaro.

Los fuertes sindicatos peronistas reclaman alzas salariales que permitan a los trabajadores recuperar el poder de compra que perdieron en los últimos años por la alta inflación, mientras que las organizaciones de desocupados piden un aumento de los subsidios para los más pobres.

Si la economía no vuelve a crecer, difícilmente Fernández pueda satisfacer todas las demandas sin descuidar el equilibrio de las cuentas públicas.