Press "Enter" to skip to content

Fontainebleau Las Vegas, el casino que ha tardado 15 años en construirse

La ciudad de Las Vegas, cuna del juego en Estados Unidos, se ha convertido en un lugar icónico debido, en gran medida, a los elementos arquitectónicos que la conforman. La zona del strip, después de todo, está poblada de algunas de las construcciones más curiosas y llamativas del mundo, y nuevos ejemplos siguen apareciendo para vestir, un poco más, una skyline que no deja indiferente a nadie. Este mes, de hecho, abre un nuevo casino: el Fountainebleau Las Vegas. No obstante, lo más llamativo de todo este asunto es que el edificio, uno de los más altos de toda Nevada, lleva la friolera de 15 años de construcción.

Un complejo gigante

Es cierto que, en la actualidad, cada vez es más común acudir a plataformas en línea para disfrutar de juegos como el blackjack o la ruleta en vivo. Sin embargo, los casinos tradicionales siguen siendo una realidad capaz de mover mucho dinero, y algunos de los más importantes se encuentran en Las Vegas. La conocida como ciudad del pecado alberga, en su strip, numerosos hoteles y establecimientos dedicados a esta modalidad de ocio, y su arquitectura, con los años, se ha vuelto más llamativa para destacar en un territorio muy competitivo. La elegancia del Bellagio, pues, ha servido de complemento para propuestas más extravagantes, como el Luxor Hotel, con forma de pirámide, o el New York New York, diseñado para ser una reproducción en miniatura de la citada ciudad.

El Fountainebleau Las Vegas, no obstante, fue diseñado para ser un complejo gigantesco que destaca por su gran altura (es uno de los más altos de todo el estado) y por todos los servicios que albergaría en su interior. En estos momentos dispone de piscina, tiendas, restaurante y spa, entre otros. Asimismo, está equipado con un espacio de reuniones de más de 51 000 metros cuadrados y con un casino de casi 14 000 metros cuadrados.

Una construcción eterna

Los motivos por los que este complejo ha tardado tanto en ser construido son varios. El proyecto dio el pistoletazo de salida en 2007 y, en origen, su apertura estaba prevista para el año siguiente. Diversos factores, entre los que destaca la crisis inmobiliaria, frenaron abruptamente el ambicioso proyecto.

Desde aquel momento, el establecimiento ha pasado de mano en mano. El 2018, sus primeros dueños lo vendieron por 600 millones de dólares y el futuro casino cambió temporalmente de nombre. Entre 2019 y 2021, no obstante, un nuevo parón debido a la pandemia hizo que el proyecto fuera vendido, una vez más, a uno de los propietarios originales. De este modo, el grupo inmobiliario Fointainebleau Development será quien gestione el hotel y su casino.

Elegancia y accesibilidad

El Fontainebleau Las Vegas cuenta con un diseño vertical que ha permitido a sus diseñadores contar con gran flexibilidad creativa. Concebido como un distrito comercial, su espacio interior ha sido pensado teniendo en mente la accesibilidad para mejorar la experiencia. Así, cada faceta ha sido pensada cuidadosamente y vestida con elementos elegantes y sofisticados. La visión de la compañía, pues, ha sido la de establecer nuevos niveles de lujo moderno, y para ello han colaborado con diseñadores de talla mundial.

Tras casi dos décadas de construcción, el Fontainebleau Las Vegas abre sus puertas este mes de diciembre. Se trata de un complejo espectacular y elegante y, sin duda, no dejará indiferente a nadie.