Press "Enter" to skip to content

Junta de Fiscales Supremos demandan al Congreso que archive proyecto que precisa aplicación de delitos de lesa humanidad

  • Ministerio Público considera que la iniciativa, aprobada en primera votación, “resulta evidentemente inconstitucional”.

La Junta de Fiscales Supremos del Ministerio Público demandó al Congreso que archive el proyecto de ley, aprobado en primera votación en el Congreso, que precisa la aplicación y alcances del delito de lesa humanidad y crímenes de guerra antes cometidos del 2002, porque podría afectar casos emblemáticos y generar impunidad.

Los fiscales supremos califican este dictamen como “inviable jurídicamente” porque todos los delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra son imprescriptibles, por lo que, reza el documento, generaría “impunidad y vulneración al derecho a la verdad de los agraviados y sus familiares”.

“Resulta evidentemente inconstitucional al ser incompatible con la jurisprudencia internacional en materia de derechos humanos y los estándares de derecho internacional”, alertan los representantes del Ministerio Público.

“De aplicarse dicha norma, una de las consecuencias jurídicas sería que un número importante de investigaciones y procesos judiciales tendrían que ser archivados o concluidos, declarándose la prescripción de la acción penal en aproximadamente 600 casos”, agregaron.

Entre ellos, mencionan casos emblemáticos como El Frontón, Barrios Altos, Cantuta y otros. Es así que el MP advierte que esto afectaría a más de 550 víctimas y un número considerable de familiares, así como a la sociedad en conjunto que tiene derecho a “conocer la verdad”.

Cabe mencionar que la iniciativa, aprobada en primera votación por el Pleno del Parlamento, busca impedir que se procese a cualquier persona por delitos de lesa humanidad o crímenes de guerra ocurridos en Perú antes de 2002.

El proyecto remarca que el Estatuto de Roma, que estableció que cualquier acusado de crímenes de guerra pueda ser procesado por la Corte Internacional, entró en vigencia en el ordenamiento jurídico el 1 de julio de 2002. Además, que la Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y de los Crímenes de Lesa Humanidad lo hizo el 9 de noviembre de 2003.