Press "Enter" to skip to content

Javier González-Olaechea califica de “INJERENCISTA” al comunicado de embajadas en contra de transparentar recursos de las ONG

  • Canciller expresó que sí cree que “algunas ONG” hacen activismo político en Perú desde hace muchos años.

El canciller Javier González-Olaechea calificó de “tono injerencista” el pronunciamiento de las embajadas de 16 países en Perú en contra del dictamen que fortalece las funciones de la Agencia Peruana de Cooperación Internacional (APCI) para poder transparentar el dinero que reciben las ONG desde el extranjero.

“No conociendo yo el anteproyecto, esta opinión que han adelantado algunas embajadas (…) tiene un tono injerencista, porque, cuando en otro país se produce un cambio legislativo, el Perú no se pronuncia oficialmente donde está acreditado allí. Nosotros somos muy respetuosos”, señaló el titular del Ministerio de Relaciones Exteriores en entrevista con RPP.

Posteriormente, González-Olaechea aseveró que sí cree que “algunas ONG” hacen activismo político en Perú desde hace muchos años.

Desde hace muchos años, muchas o algunas ONG han realizado y realizan activismo político. Por ejemplo, cuando se ha procurado esta figura cesionista para partir el territorio peruano con Bolivia, ese proyecto que llamaban Runasur. Ahí había dinero extranjero y ha habido acompañamiento de ONG o instituciones locales”, refirió.

Las embajadas y delegaciones de 16 países, junto con la Unión Europea, han expresado su preocupación sobre las propuestas de enmiendas a la Ley 27692 en Perú, que regulan la creación de la Agencia Peruana de Cooperación Internacional (APCI).

En el comunicado, las embajadas de Alemania, Australia, Bélgica, Canadá, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Irlanda, Nueva Zelanda, Países Bajos, Reino Unido, Suecia, Suiza y la Unión Europea alertan que las modificaciones planteadas pueden impactar negativamente en la inclusión, equidad, estabilidad y prosperidad de las democracias en Perú.

Sostienen, asimismo, que “las democracias son más inclusivas, equitativas, estables y prósperas cuando la sociedad civil está plenamente empoderada para proteger y responder a las necesidades de los ciudadanos”.