Press "Enter" to skip to content

Hania Pérez de Cuéllar y el coronel Harvey Colchado se reunieron en secreto

Para investigar a recomendados de Nicanor Boluarte

La ministra de Vivienda, Hania Pérez de Cuéllar, se reunió en secreto con el coronel Harvey Colchado, exjefe de la Diviac (División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad), para investigar los perfiles sugeridos por Nicanor Boluarte, hermano de la presidenta, para contrataciones públicas, según un informe difundido por Cuarto Poder este domingo.

Según el reportaje, los primeros contactos entre Colchado y el Gobierno ocurrieron seis días después de la caída del expresidente Pedro Castillo (2021-2022) y la asunción de Dina Boluarte. En diciembre de 2022, el entonces primer ministro Pedro Ángulo recibió la orden de la presidenta para encontrar un jefe para la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI) y contactó al coronel. “Me pareció que una persona adecuada fue Colchado […] quería que me refiriera algunos nombres”, confirmó el expremier al dominical.

Días después, a través de un intermediario, Pérez de Cuéllar solicitó reunirse discretamente con Colchado en una casa de seguridad de la Diviac en Surco. La primera reunión se llevó a cabo durante la tercera semana de diciembre, ya con Alberto Otárola como jefe de Gabinete. En ese encuentro, la ministra expresó su desconfianza hacia Héctor Piscoya, recomendado para liderar el Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Lima (Sedapal), y solicitó investigarlo. “En esa reunión se menciona al señor Nicanor Boluarte, en el sentido de que esta persona recomendada para Sedapal era cercana al señor Boluarte. No confiaba en esa recomendación, por lo tanto, le consultaba a un policía honesto si esa persona tenía antecedentes o estaba investigada”, dijo Miguel Pérez Arroyo, abogado de Colchado.

La segunda reunión ocurrió a fines de enero, cuando Pérez de Cuéllar llevó una lista de currículums de funcionarios del Ministerio de Vivienda para que Colchado investigara, ya que “tenía sospechas”. Entre marzo y julio de 2023, se realizaron cerca de tres reuniones más, en secreto, en la misma casa de seguridad, como se conoce a esas viviendas alquiladas y utilizadas por la Policía Nacional (PNP) para planificar y coordinar actividades operativas sin ser detectados.

La relación entre Colchado y el Gobierno se mantuvo positiva hasta mediados del año pasado. La presidenta felicitó públicamente a los agentes que apoyaban al Equipo Especial de Fiscales contra la Corrupción del Poder (Eficcop), incluido Colchado. Posteriormente, el coronel recibió una oferta para ser agregado policial en la embajada en Estados Unidos, pero la rechazó al suponer que “habría otras oportunidades”, un panorama que finalmente no se materializó.

Según el dominical, el conflicto entre Colchado y el Gobierno surgió tras un reportaje difundido en noviembre de 2023 que reveló encuentros en la sombra en la casa del hermano presidencial con beneficiarios de contratos estatales y Nixon Hoyos, alcalde del distrito cajamarquino de Nanchoc, cuya comuna recibió cerca de 20 millones de soles provenientes de las arcas estatales.

El caso fue tomado por el equipo de fiscales apoyado por el coronel, lo que llevó a la ruptura de las reuniones con representantes del Ejecutivo. “Es ahí donde cambia la perspectiva, la opinión y todo lo que significaba la entereza profesional del señor Colchado. Ya no era confiable porque estaba investigando a Nicanor Boluarte”, dijo la defensa de Colchado.

A pesar de esa tensión, Pérez de Cuéllar volvió a ver al exjefe de Diviac el 24 de enero de este año. Según el reportaje, le aseguró que la denuncia no tenía sustento y prometió entregar información que demostraría la legalidad de los fondos entregados a los alcaldes. La ministra que desconfiaba fue una de las primeras voces del Gabinete en salir a defender al hermano de la presidenta después de que fuera arrestado. “Lamentablemente, vivimos en la dictadura de la suspicacia. Basta una especulación, un habría, para que se abran carpetas fiscales. Yo misma he sido víctima”, concluyó.