Press "Enter" to skip to content

Bancada de Acción Popular acepta renuncia de ocho legisladores

Decisión fue ratificada en Junta de Portavoces

La bancada de Acción Popular aceptó este jueves la renuncia de ocho legisladores, que dieron un paso al costado por estar en contra de la designación de Darwin Espinoza como vocero de ese grupo parlamentario, informó la legisladora, Silvia Monteza, una de las disidentes.

Se aceptaron la renuncia de los ocho congresistas. En este momento están haciendo la recomposición de las comisiones“, indicó Monteza en diálogo con la Agencia Andina

Detalló que la decisión de la bancada de Acción Popular fue ratificada por la Junta de Portavoces.

Se trata de los parlamentarios María del Carmen Alva, Ilich López, Edwin Martínez, Karol Paredes, Juan Carlos Mori, José Arriola, Carlos Alva y  Silvia Monteza

Según la legisladora Monteza, tras ratificarse las renuncias, la bancada acciopopulista presidiría solo una comisión ordinaria.

Hasta antes de dicho hecho, a Acción Popular le correspondía a tres: Comisión de Ciencia, Innovación y Tecnología;de Defensa del Consumidor y Organismos Reguladores de los Servicios Públicos (Codeco) y de Producción, Micro y Pequeña Empresa y Cooperativas.

Vale destacar que Acción Popular ya había dado a conocer a quienes iban a ejercer la presidencia en dos de las mencionadas comisiones. Juan Carlos Mori iba a estar a cargo de la Comisión de Producción, mientras que Wilson Soto pretendía liderar Producción.

Cuestionamientos a Espinoza

Los parlamentarios se han mostrado en contra de la elección como portavoz de Darwin Espinoza por los cuestionamientos en su contra, ya que su colega es actualmente sindicado de pertenecer a “Los Niños”.

Asimismo, se le ha acusado de haber gestionado una reunión a favor de Marka Group con el Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Lima (Sedapal). 

Dicha empresa privada es de propiedad de Sada Goray, a quien se le ha impuesto 30 meses de prisión preventiva por el caso “Fondo Mivivienda“, referido al presunto copamiento indebido de instituciones estatales para obtener licitaciones públicas.