Press "Enter" to skip to content

Manual para entender a un contador

Claridad sobre 20 temas financieros que confunden

En el complejo mundo de las finanzas, es común encontrarse con un laberinto de conceptos y términos que pueden resultar desconcertantes para muchos. Asumimos la tarea de facilitar el entendimiento de las complejidades financieras, aclarando conceptos que a menudo generan confusión con el objetivo de empoderar a nuestros lectores con el conocimiento necesario para tomar decisiones financieras informadas y seguras:

  1. Resultados Netos versus Flujos de Caja: los resultados de un ejercicio (utilidades o pérdidas) se afectan por “estimaciones contables”; por un lado, incluyen gastos que no representaron desembolso como la depreciación y; por otro, pueden incluir el reconocimiento de ingresos que aún no generan cobranza, como por ejemplo la ganancia por un incremento en el valor de mercado de alguna inversión. En el caso del flujo de caja, solo incluye el dinero disponible, sin estimaciones.
  2. Activo versus Pasivo: El activo representa los recursos controlados por una empresa que le generan valor económico y cuyo fin es generar ingresos;  El pasivo comprende las deudas que la empresa contrajo con terceros para generar dichos activos.
  3. CAPEX versus OPEX: El CAPEX muestra las necesidades de inversión de largo plazo; es decir, incorpora los planes de sostenibilidad y crecimiento estratégico; el OPEX muestra las necesidades operativas de corto plazo, es decir, las necesidades para ejecutar el flujo regular de la empresa.
  4. Margen Bruto versus Margen Neto: El margen bruto se enfoca en la eficiencia de la producción; siendo el resultado de deducir a los ingresos el esfuerzo que la empresa aplicó directamente para conseguirlos. El margen neto deduce del margen bruto todos los otros gastos indirectos necesarios para mantener la operación y adiciona los ingresos extraordinarios y/o no operativos.
  5. EBITDA versus Margen Neto: El EBITDA es el resultado operativo “en efectivo” que muestra la capacidad de explotación de un negocio. Se calcula adicionando a la utilidad operativa (aquella antes de deducir los gastos financieros y los impuestos a las ganancias) todos los gastos que no generaron desembolso. El margen neto es la línea final de un resultado, que se calcula deduciendo a todos los ingresos generados, la totalidad de los gastos sin importar si éstos representaron desembolsos.
  6. ROI versus ROE: Mientras que el ROI calcula la rentabilidad de los activos en su conjunto (es decir la rentabilidad de la inversión incluyendo la realizada con aportes y con financiamiento obtenido); el ROE muestra la rentabilidad del capital aportado y reinvertido por los accionistas, el cual se representa en el patrimonio neto.
  7. Valor Patrimonial versus Valor Empresa: El valor patrimonial corresponde al valor contable del patrimonio neto de una sociedad, que incluye el capital aportado, las reservas, las revaluaciones de activos y los resultados contables acumulados, reflejando el valor invertido por un accionista; el valor empresa es el valor de mercado de una sociedad como negocio en marcha que incluye el valor presente de los flujos de caja futuros más el dinero en bancos y menos la deuda; en otras palabras, es el valor financiero de una empresa de referencia para inversionistas interesados.
  8. Costos Fijos versus Costos Variables: Los costos fijos son aquellos que una empresa asume sin importar su nivel de producción; mientras que los costos variables son aquellos que se asumen de forma proporcional a la producción.   
  9. Apalancamiento Financiero versus Apalancamiento Operativo: El apalancamiento financiero se refiere al uso de deuda para aumentar la rentabilidad de la inversión; el apalancamiento operativo implica la utilización de costos fijos para amplificar los beneficios operativos, lo que afecta la rentabilidad a través de mejoras en los ingresos. Ambos conceptos buscan maximizar ganancias, pero en contextos distintos.
  10. Valor en Libros versus Valor de Mercado: El valor en libros es el valor contable de un activo según los registros contables, representando el costo neto de adquisición; el valor de mercado es el precio actual al que un activo podría ser comprado o vendido en el mercado abierto, reflejando la oferta y la demanda.
  11. Base Devengada versus Base de Efectivo: La base devengada registra los ingresos y gastos cuando se ganan o se incurren, independientemente del momento en que se cobre o se pague; en la base de efectivo, los ingresos y gastos se reconocen solo cuando existe un cobro o pago. Ambos métodos impactan la presentación financiera y la evaluación del desempeño de una empresa.
  12. Liquidez versus Solvencia: La liquidez se refiere a la capacidad de una empresa para cumplir con sus obligaciones a corto plazo mediante la conversión rápida de activos en efectivo. La solvencia, en cambio, indica la capacidad de una empresa para cumplir con todas sus obligaciones, incluyendo deudas a largo plazo, mediante la utilización de activos y generación de beneficios.
  13. Depreciación versus Amortización: mientras que ambos buscan reflejar el desgaste del valor de un activo en el tiempo, la depreciación es aplicada a los activos tangibles o aquellos que tienen presencia física como los equipos; mientras que la amortización es aplicada a los activos intangibles como las licencias de software.
  14. Ingreso versus Ganancia:  Mientras que los ingresos son los flujos de dinero recibido o comprometido a recibir (es decir aquellos razonablemente reconocidos entre las partes) producto de la operación ordinaria de la empresa durante un período, las ganancias son una medida de rentabilidad que se generan de deducir a los ingresos todos los costos y gastos necesarios para su generación. 
  15. Tasa de Interés anual versus Costo Porcentual Anual: Mientras que la tasa de interés anual se refiere al porcentaje que se aplica a un préstamo o inversión en un año. En cambio, el costo porcentual anual (APR) incluye no solo la tasa de interés, sino también otros costos asociados, proporcionando una representación más completa de los gastos financieros anuales, como tarifas y cargos.
  16. Dividendos versus Ganancias de Capital: Los dividendos son pagos periódicos que una empresa distribuye a sus accionistas a partir de las utilidades, las cuales pueden darse en dinero, activos o, incluso, acciones de la propia empresa; mientras que, las ganancias de capital son beneficios obtenidos al vender activos a un precio superior al costo. Los dividendos son ingresos regulares, mientras que las ganancias de capital resultan de la apreciación del valor de los activos.
  17. Inflación versus Deflación: La inflación es el aumento generalizado de los precios de bienes y servicios en una economía, disminuyendo el poder adquisitivo de la moneda; en tanto, la deflación es la disminución general de precios, lo que puede conducir a la caída de la demanda y afectar negativamente el crecimiento económico.
  18. Riesgo de Crédito versus Riesgo de Mercado: El riesgo de crédito se refiere a la posibilidad de que un prestatario no cumpla con sus obligaciones de pago. En contraste, el riesgo de mercado implica pérdidas potenciales debido a cambios en los valores de mercado, como tasas de interés, tipos de cambio o precios de activos. Mientras el riesgo de crédito se centra en la solvencia del deudor, el riesgo de mercado abarca las fluctuaciones generales que afectan a los instrumentos financieros y carteras de inversión.
  19. Ratio de Apalancamiento versus Ratio de Cobertura: El ratio de apalancamiento mide la proporción de deuda en relación con el capital propio de una empresa, evaluando su nivel de endeudamiento. Por otro lado, el ratio de cobertura evalúa la capacidad de una empresa para cumplir con sus obligaciones financieras mediante el análisis de ingresos frente a gastos y deudas.
  20. Presupuestar (Budgeting) versus Pronosticar (Forecasting): El presupuesto (budgeting) es una planificación financiera que establece metas y límites para los ingresos y gastos. El pronóstico (forecasting) implica la predicción de resultados financieros futuros mediante el análisis de datos históricos y tendencias, sin necesariamente establecer metas específicas. Ambos son herramientas cruciales para la gestión financiera.

¡Espero sea de mucha utilidad!


* JGerente General de BLANCO Sociedad Administradora de Fondos S.A.C. y miembro del Directorio de la UPAL. Es Contador Público Colegiado y Máster en Banca y Finanzas