Press "Enter" to skip to content

Liquidando el Sistema Privado de Pensiones

En medio de todo el escándalo  desatado por lo relojes Rolex de la presidenta Boluarte, que resultaron siendo prestados y no de antaño, ha pasado casi desapercibida una alarmante noticia proveniente del Congreso. La semana pasada, la Comisión de Economía del Congreso, aprobó el proyecto de ley que permite el séptimo retiro de los ahorros de jubilación en las AFP por un monto de 20,600 soles por aportante.

Si el pleno del Congreso llegara a aprobar este nuevo retiro de treinta mil millones de soles, el monto total retirado del sistema privado de pensiones se acercaría a los 130 mil millones de soles o un 15% del PBI.

Esta impresionante cifra es un claro ejemplo que el sistema de pensiones si funciona, a pesar de lo que dicen los comunistas y sus aliados, de lo contrario, ¿de dónde creen que salió todo este dinero? En vista que la gran mayoría de nuestros congresistas son ignorantes y populistas, explicaré brevemente las ventajas y desventajas del sistema, para que no se dejen engañar con cantos de sirena.

Según las normas laborales, nuestro empleador nos descuenta el 10% de nuestro salario y lo deposita en nuestra cuenta individual previsional en una de las AFP que opera en el país. A este monto hay que sumarle la comisión que cobra la AFP por administrar nuestro dinero. Si bien es cierto que las comisiones eran altísimas cuando empezó el sistema, éstas han disminuido de manera considerable y el día de hoy existen diversas modalidades de comisiones mixtas. En mi opinión, las comisiones deberían ser todavía menores y estar sujetas a una meta de éxito o incremento de nuestra rentabilidad. En caso que nuestro fondo no crezca nada o disminuya, las AFP no deberían ganar comisión.

Son dos los grandes obstáculos que tiene el sistema. El primero, es que solamente aplica a trabajadores empleados formalmente y se encuentran en planilla, lo cual en nuestro país, es menos del 30% de la PEA. El segundo problema que tienen las AFP, son los millones de soles que las entidades públicas del estado le retienen a sus trabajadores pero no los depositan en sus cuentas previsionales. Esto se llama robo en cualquier país civilizado, pero en el Perú es algo común. Para que tengan una idea del problema, consideren que según fuentes consultadas, estas entidades públicas, como gobiernos regionales, municipales entre otros, le deben a las AFP la exorbitante suma de 12 mil millones de soles. Una de mis entidades favoritas es la Municipalidad de La Victoria, que tiene una deuda con las AFP para sus trabajadores, de más de 700 millones de soles. Pregunto ¿Por qué el congreso no hace nada con respecto a este robo estatal de las pensiones de sus trabajadores?

Es cierto que las AFP ha cobrado comisiones muy altas cuando se creó el sistema, se han resistido a cambios a favor del aportante, han mostrado una falta de compresión de la realidad económica peruana y se han mostrado ajenas a las necesidades y urgencias de sus ahorristas; pero por otro lado, es innegable que es el mejor sistema que existe para asegurar una jubilación a los trabajadores en el país.

Tenemos que partir por la premisa que todo ahorro con fines previsionales debe ser obligatorio. Muy poca gente que yo conozco, tiene la disciplina de ahorrar mes tras mes un porcentaje de su salario para su pensión. Siempre vamos a encontrar algo mejor en que gastar nuestro dinero que en un ahorro previsional.

Por otro lado, no podemos confiar en ahorrar “más adelante” para nuestra jubilación, ya que cuando empecemos a hacerlo seguramente tendremos 50 ó 60 años y estaremos próximos a la edad de jubilación. Tampoco podemos depender del estado para que recibamos una jubilación al final de nuestra vida laboral. La ONP está quebrada y las pensiones que se pagan son menores a las que recibiríamos en el sistema privado de pensiones. A enero de este año, la pensión máxima que paga la ONP es de 893 soles mensuales. ¿Los detractores del sistema privado te lo han dicho?

Es lógico entender la desesperación de las personas, sobre todo a raíz de la pandemia, de poder acceder a su fondo de jubilación para sobrevivir. Conozco más de un caso de profesionales que perdieron su trabajo por la criminal gestión de Vizcarra durante la pandemia y que solamente tenían el dinero acumulado en su AFP. Pregunto ¿estas personas hubieran ahorrado montos similares si no fuera obligatorio y además con una rentabilidad de yapa? No lo creo.

El sistema de pensiones en el país requiere una reforma integral. Debe desaparecer la ONP y que sus aportantes pasen al sistema privado. Se debe fomentar la competencia y tener más AFP que brinden mejores productos y menores comisiones. Se debe asegurar una pensión mínima para todos, ya  que es inaceptable que después de 20 ó 30 años cotizando en el sistema se reciban 893 soles mensuales. Además de otros cambios para hacer el sistema más justo y competitivo.

Esta reforma tiene que estar dirigida por los técnicos de los organismos competentes como el BCR, el MEF, la SBS y no por congresistas que en su vida han creado una empresa o puestos de trabajo para los peruanos.  

Recordemos la frase de Benjamín Franklin:” Un centavo ahorrado es un centavo ganado”.

* Sígueme en mis redes sociales en LinkedIn: urilandmanh y X @urilandman.