Press "Enter" to skip to content

Cédula del Vivo

En los últimos meses se han propuesto innumerables cambios al sistema pensionario del país. El gobierno ha aprobado el retiro de fondos de las cuentas individuales de los aportantes a las AFP hasta por un monto de S/ 12,900 soles para todos. Hace unos días, se aprobó en el Congreso una nueva ley que permite retirar hasta S/ 17,200 soles para quienes no hayan aportado durante los últimos 12 meses a sus cuentas en las AFP. También hay varios proyectos de ley que pretenden autorizar el retiro del 100% de las cuentas individuales, terminando de liquidar así el sistema pensionario del país.

La presidenta de la Comisión Especial Multipartidaria del congreso, Carmen Omonte,  que tiene encargada la reforma del sistema pensionario del país, ha adelantado varias de las propuestas que están analizando. Entre ellas tenemos: la creación de una AFP estatal y la creación de un Fondo de Riesgo Compartido que tendrá la misión solidaria de garantizar una pensión mínima y que tendrá un mecanismo redistributivo, pues en este esquema parte de los aportes de los afiliados iría a un fondo común o solidario y saldría de su cuenta individual.

Todos estos cambios y reformas se están dando en un contexto de crisis sanitaria y económica producida por la pandemia. Pero, se está perdiendo la visión de largo plazo que exige un tema como las pensiones y sobre todo una reforma integral al sistema pensionario. No nos olvidemos que cualquier decisión que se tome el día de hoy, afectará el futuro de nuestros hijos. Aquí les presento un breve ejemplo:

Ya han pasado casi 50 años desde que se creó el régimen del Decreto Ley 20530 o Cédula Viva, promulgado el 27 de octubre de 1974 en pleno gobierno velasquista. Este régimen permitía que un trabajador adquiera el derecho a una pensión luego de doce y medio años para mujeres y quince años para hombres. Asimismo no estipula edad mínima para el cese y establece una tasa de aporte del 6%, que garantizaría una pensión equivalente al 100% de la remuneración nivelable.  En vista que el aporte del 6% es irrisorio para financiar un nivel de pensiones tan alto, el estado ha llegado a subsidiar el 85% de las pensiones (este régimen se cerró en el 2004).

Pero el tema se pone más interesante todavía. El día de hoy, casi 50 años después de emitida esta norma, el congreso gasta S/ 1´033,068 soles al mes, para pagar las jubilaciones de 164 exparlamentarios. En promedio, ellos reciben S/ 6,300 soles cada uno al mes, esto es gracias a la antigua Cédula Viva. En el mes de julio el gasto fue el doble, S/ 2´058,173 soles y en diciembre también será parecido, ya que tienen derecho al pago de un aguinaldo en julio y diciembre. Para entender lo perverso de este privilegio, tenemos que indicar que un aportante al SNP recibe una pensión mínima de S/500 soles y una máxima de S/893 soles.

Entre los exparlamentarios que reciben estos beneficios tenemos: la expresidenta del Congreso y excongresista de Fuerza Popular, Luz Salgado, que según los reportes recibe S/ 5,313 soles. Otros exparlamentarios son Martha Hildebrandt con S/ 7,452 soles, Oscar Andrés Reggiardo con S/ 8,600 soles y Víctor Paredes Guerra con S/ 8,224 soles. Pero los de Fuerza Popular no son los únicos, también tenemos a varios representantes del Partido Aprista Peruano como Mercedes Cabanillas con S/ 7,392 soles, Moises Tambini del Valle con S/ 5,390 soles y el ex ministro de Pesquería Rómulo León Alegría con S/ 5,071 soles.

Así, mientras el Congreso está discutiendo la reforma del sistema de pensiones, el Legislativo viene gastando un promedio de S/ 14 millones de soles anuales en pagar las pensiones de exparlamentarios.

Ahora ya entendemos cómo una mala decisión del gobierno izquierdista de Velasco, que dio pie a una política populista e insostenible de pensiones, ha generado problemas fiscales, 50 años después de su entrada en vigencia. Los actuales congresistas parecen no entender que las decisiones que ellos tomen el día de hoy, van a afectar el desarrollo de nuestro país por las próximas décadas.

Todos estamos de acuerdo que no es popular la idea de obligar a la población a ahorrar el día de hoy para tener un fondo que nos permita tener una vida digna el día que nos jubilemos. No será popular, pero es necesario. No podemos depender del “Papá-Estado” para nuestra jubilación. Todos sabemos que el estado es un pésimo gestor de activos, sino recordemos a los miles de fonavistas que esperaron años en recibir una casa pero solo recibieron en promedio 1200 soles, 30 años después.

Tampoco es sensato pensar que el Estado deba administrar los fondos de pensiones como sucede en Argentina, después que el gobierno nacionalizara los fondos de las AFJP en el 2008 ($ 30 mil millones de dólares) con la excusa de “garantizar las pensiones de casi 9.5 millones de afiliados a las AFJP”.  En la actualidad el sistema estatal de pensiones argentino está quebrado. El sistema tiene un déficit anual de 33% para el Estado, lo que se traduce según la Fundación de Investigaciones Económicas para Latinoamérica (FIEL) en una pérdida de $ 14,000 millones de dólares anuales. El 98% de los jubilados puede cobrar una pensión con montos irrisorios que no superan la línea de pobreza.  Hoy día, 22 años después de su nacionalización, el sistema cuenta con $ 34,000 millones de dólares ($ 4,000 millones más que hace 22 años) donde casi todo el dinero está prestado al Estado Argentino; en pocas palabras, no hay nada.

La marea roja que ha copado al gobierno, tanto el ejecutivo como el legislativo, en su expresión más populista, traerá consecuencias al futuro desarrollo del país si no se le pone un freno. Los congresistas en su ignorancia y falta de visión a largo plazo, están hipotecando el desarrollo del país para darse un baño de popularidad y para ganar réditos políticos en base a expectativas para futuras elecciones.

Tenemos que pedirles a los padres de la patria, como el congresista de Somos Perú, Betto Barrionuevo Romero, que, en lugar de estar presentando proyectos de ley para crear el IMPUESTO DE SOLIDARIDAD SOBRE LA FORTUNA, con la intención de confiscar el patrimonio de quienes con mucho trabajo y esfuerzo lo ganaron,  presente un proyecto de ley para anular la Cédula Viva y los 14 millones de soles que gasta el congreso en pagarle pensiones a exparlamentarios.