Press "Enter" to skip to content

Carlos Morán bajo la lupa

No es sorpresa para nadie que el ex ministro del interior, Carlos Morán, se encuentre involucrado en múltiples asuntos ilícitos. Una de las más recientes acusaciones, por parte del abogado Mateo Castañeda, confirman la participación de Moran en la recepción de coimas de hasta 2 millones de soles por la compra de helicópteros. De acuerdo con Castañeda, el ex titular del Mininter, – aprovechando el encierro de este – vertió una serie de falacias buscando tergiversar los episodios que ocurrieron.

Evidentemente, la actitud de Carlos Moran responde simple y sencillamente a la frustración de no haber conseguido una cartera ministerial en el gobierno actual. Además, resulta cuestionable que haya buscado obtener ciertas ventajas por el hecho de tratar – de forma directa – con quien fungía de abogado de Dina Boluarte. Por otra parte, se sabe que Morán tiene un nexo cercano con el mitómano, y hoy suspendido, Harvey Colchado. Actuó como el padrino del ex jefe de la DIVIAC, en reiteradas ocasiones, y habría solicitado a Castañeda reunirse con Colchado con el fin de demostrar su poder.

Tras todos los escándalos en su contra, Morán, hace algunos días y por presión mediática, decidió entregar su equipo celular al Ministerio Público. No obstante, aún no han podido extraer las conversaciones con Mateo Castañeda. Esto debido a la postergación de dos diligencias de deslacrado que son coordinadas por el Eficcop.

Ante esto, es necesario que las investigaciones, en torno al caso Carlos Morán, sigan su curso; pues hemos sido testigos que, otra finalidad de su actuar, es respaldar a individuos como Colchado o Martín Vizcarra. La complicidad entre Moran y Vizcarra no es asunto menor ya que sobre el ex dictador recae una enorme cantidad de delitos. Además de haber concretado un golpe de estado, disolviendo -inconstitucionalmente – el congreso de la república, se vio involucrado en el famoso Vacunagate, por mencionar algunos hechos.

Recordemos que la participación de Morán en el gabinete de Vizcarra dañó – severamente – la moral de las fuerzas armadas y de la policía nacional, a quienes abandonó a su suerte en el auge de la pandemia por Covid en el año 2020. Morán actuó, durante ese periodo, como un personaje siniestro. Un caso en concreto fue el vergonzoso respaldo que dio a la DIVIAC en el chuponeo a Alan García en el 2018 y su posterior defensa a la misma división por intervenir, de forma negligente, el domicilio del ex presidente.

Adicionalmente a ello, se vio ligado a más actos delictivos durante dicha dictadura. Esto lo evidenciamos en una noticia reciente en la que tres empresas vinculadas al susodicho ganan, en la actualidad, 239 millones de soles en contratos con el Estado. Incluso, una de esas empresas, facturó 45 millones de soles en la gestión de Morán y, posterior a ello, la firma lo contrató como asesor. Otra de estas, con apenas 5 mil soles de capital, ganó – increíblemente – millonarios contratos públicos. 

Como vemos, Carlos Morán cuenta con antecedentes que hacen dudar de su credibilidad. Además, se encuentra rodeado de un entorno delictivo, hecho que agrava su situación. Por ello, resulta saludable para la democracia que las investigaciones sean profundizadas y empecemos a develar el trasfondo de la mafia política que ha ensombrecido el destino del país.

Be First to Comment

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *