Press "Enter" to skip to content

Revelan revolucionario método para buscar planetas habitados y quieren que el James Webb de la NASA trabaje en encontrarlos

Estamos muy cerca de hallar vida en otros mundos.

¿Te imaginas saber que existen planetas habitados por otros seres? Pues de acuerdo a la comunidad científica internacional, estaríamos más cerca que lejos de lograr ese objetivo.

Y es que un reciente estudio publicado en Nature Astronomy reveló una fórmula química que podría ser clave para encontrar planetas habitables.

Este método se enfoca en la ausencia de dióxido de carbono en las atmósferas planetarias en lugar de estudiar su presencia, emergiendo como una clave para identificar planetas con potencial para albergar vida.

La búsqueda de otros planetas habitables

Julien de Wit, profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y co-director de la investigación, destacó la importancia de este avance según citan medios internacionales.

“Una señal de dióxido de carbono puede revelar la presencia de atmósferas de exoplanetas”, explicó de Wit, señalando que este enfoque permitirá investigar la presencia de agua líquida en otros planetas.

Asimismo, el académico explicó que esto sería perfectamente posible gracias al Telescopio Espacial James Webb (JWST) de la NASA, cuya tecnología ya es lo suficientemente avanzada para medir signos de habitabilidad.

¿Cómo funciona?

Este enfoque, concebido a partir de la observación del sistema solar, se basa en la comparación de los niveles de dióxido de carbono en planetas como Venus, la Tierra y Marte.

Explicado en simple: La Tierra es el único de estos planetas con océanos líquidos, y presenta niveles significativamente más bajos de dióxido de carbono, una señal de que grandes cantidades de este gas han sido absorbidas por los océanos a lo largo de millones de años.

El estudio, dirigido por expertos como Amaury Triaud, Frieder Klein y Martin Turbet, propone que la detección de agotamiento de dióxido de carbono en exoplanetas puede indicar la presencia de océanos líquidos.

Además, la búsqueda de ozono en las atmósferas planetarias podría sugerir la actividad de formas de vida capaces de transformar el oxígeno en ozono.

El equipo de investigación, consciente del desafío que representa detectar estas señales en planetas distantes, sugiere que el Telescopio Espacial James Webb podría ser capaz de medir tanto el dióxido de carbono como el ozono en sistemas multiplanetarios cercanos, como TRAPPIST-1.

“El Santo Grial en la ciencia de los exoplanetas es encontrar mundos habitables y vida, pero todas las características de las que se ha hablado hasta ahora estaban fuera del alcance de los observatorios”, sentenció de Wit.