Press "Enter" to skip to content

Pierden contacto con la única sonda activa en ‘el gemelo malvado’ de la Tierra

La agencia espacial japonesa indicó que la interrupción se debió a que la nave espacial Akatsuki experimentó “un período prolongado en el modo de control de estabilidad de actitud baja”.

La Agencia de Exploración Espacial de Japón (JAXA) informó este miércoles que el Instituto de Ciencias Espaciales y Astronáuticas (ISAS) perdió contacto con la misión Venus Climate Orbiter (Planet-C), también conocida como Akatsuki, a finales del pasado mes de abril.

De acuerdo con el organismo, la interrupción en la comunicación se debió a que la nave espacial experimentó “un período prolongado en el modo de control de estabilidad de actitud baja”. Asimismo, mencionó que el ISAS “actualmente está haciendo esfuerzos para restablecer” el contacto con el orbitador. “Informaremos sobre los planes futuros una vez que se solucionen”, concluyó JAXA.

La única sonda activa en Venus

La sonda japonesa Akatsuki fue desarrollada para estudiar los patrones atmosféricos en Venus, así como para confirmar la presencia de relámpagos en nubes espesas y buscar signos de vulcanismo activo en el planeta.

El orbitador fue lanzado el 21 de mayo de 2010 desde el Centro Espacial Tanegashima, en el sur de Japón. La nave, que pesa alrededor de 320 kilogramos, logró entrar a la órbita del segundo planeta del sistema solar el 7 de diciembre de 2015, después de varias dificultades ocasionadas por un fallo en su motor principal.

Actualmente, Akatsuki es la única sonda espacial activa orbitando alrededor de Venus y durante su misión ha proporcionado a los científicos información importante sobre ‘el gemelo malvado’ de la Tierra. De acuerdo con el portal Interesting Engineering, Akatsuki reveló detalles acerca del fenómeno de superrotación de Venus, donde su atmósfera gira más rápido que el propio planeta.

El vehículo espacial también detectó las ondas de gravedad y las mareas térmicas que afectan la superficie venusiana. Sin embargo, se cree que la misión superó su objetivo principal, puesto que en 2018 inició una fase ampliada de sus operaciones en Venus.

Más misiones para estudiar a Venus

Se espera que en un futuro la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA), la India y otras entidades privadas envíen nuevas misiones para explorar este enigmático planeta. En el caso de la agencia espacial estadounidense, prevé enviar la misión Davinci, cuyo lanzamiento posiblemente ocurrirá en 2029, así como la misión Veritas, planeada a partir de 2031.

La primera misión se trata de una sonda de descenso que analizará Venus desde sus nubes hasta su superficie, mientras que la segunda estudiará tanto la superficie como el núcleo del planeta, con el propósito de comprender más detalles sobre su evolución.

Be First to Comment

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *