Press "Enter" to skip to content

¿Es posible prevenir enfermedades si sabemos cómo es nuestro ADN?

Hoy se celebra el Día Internacional del ADN y aquí te explicamos su relevancia en la prevención de distintos males

Por Susana Mendoza de Agencia Andina

Cuántas veces se ha escuchado la frase “lo lleva en su ADN” o “tiene los ojos de su padre o el carácter de la madre”. El Día Internacional del ADN, que se celebra hoy 25 de abril, es una oportunidad para comprender que el conocimiento de esta molécula también abre la puerta a la prevención de enfermedades heredadas de nuestros padres.

Desde que fuimos creados, el 50 por ciento de nuestro ADN es de papá y el otro 50 por ciento, de mamá. Nuestro color de ojos, de cabello o la estatura ya están determinados. Esa información la proporciona el ADN; es decir, el código genético inherente a cada persona”, señala a la Agencia Andina el médico Heinner Guio, especialista en el área genética y genómica.
 

El ADN se encuentra en las células de todos los seres vivos y contiene información no solo de sus características físicas, sino también de sus cualidades y hasta de la predisposición para el arte, la ciencia; la capacidad de socialización o el riesgo de adquirir alguna enfermedad.
 

Heinner Guio, especialista en el área genética y genómica, y director médico de Inbiomedic.
 

ADN y ambiente

 
La información que contiene el ADN es para toda la vida. Sin embargo, puede variar por factores ambientales según donde viva la persona, por condiciones sanitarias, por la alimentación o por la presencia de enfermedades crónicas (como la anemia, tuberculosis y malaria). 
 
“Las personas desarrollan o modulan características de acuerdo al lugar donde viven. Somos producto de nuestro ADN y de dónde vivimos”, remarca el experto e investigador.
 
Esto se debe a que los factores ambientales producen reacciones químicas en el organismo, el cerebro y el cuerpo, alterando así la expresión de la secuencia del ADN. 
 
Cada molécula de ADN está conformada de la siguiente manera: A (adenina), T (timina), C (citosina) y G (guanina).
 

 
“Es como un abecedario, gracias a él se construyen palabras. Pueden ser AAT, TAT o ATC, en fin, la secuencia que formen proporcionará una información determinada. Si lo que la altera no se corrige, entonces podría haber cambios en el ADN”. 
 
Pero, agrega, los cambios obedecen a presiones evolutivas, no se generan de manera inmediata, pues, en ese proceso, el ADN usa mecanismos para adaptarse a los cambios ambientales
 

ADN y enfermedades

 
Entonces, si los individuos son resultado de su ADN y del lugar donde viven, ¿es necesario saber por qué es importante conocer la información que contiene la molécula vital?
 
Guio, también director médico del Centro de Investigaciones Inbiomedic, refiere que sí es necesario. “Cada persona, al conocer qué información almacena su ADN, que es único, conocerá si es propenso a desarrollar una enfermedad en el futuro”.
 
Eso le ocurrió a la conocida actriz estadounidense Angelina Jolie, quien se sometió a una cirugía preventiva de doble mastectomía, extracción de ovarios y trompas de Falopio tras realizarse un examen de ADN y conocer que tenía riesgo de cáncer.
 
La información sobre enfermedades también está almacenada en el mapa genético, asegura el médico especialista. En algunas personas aparecerá una secuencia o grupos de secuencias que mostrarán las características de la enfermedad que podrían contraer en el futuro, como el cáncer
 
Si se identifican a tiempo, explicó, los exámenes médicos deben orientarse a ubicarlas tempranamente, para tratarlas con mayor éxito.
 
Si tengo una secuencia de ADN que me advierte sobre el riesgo de cáncer de páncreas, por ejemplo, ya no será necesario que prescriba exámenes médicos generales, sino una resonancia magnética de abdomen a fin de realizar una biopsia, extraer el tumor y curar. Así, evito que avance y el paciente no correrá el peligro de morir”.   
 
De la misma manera puede conocerse si el organismo tiene capacidad para enfrentar infecciones, como la tuberculosis multidrogorresistente, que sigue presente en Perú. En este caso, advirtió, el esputo y la radiografía ya no son suficientes para saber si el paciente será susceptible o resistente a la enfermedad o al tratamiento; en este caso se deben incorporar pruebas genéticas.
 

Dónde hacerse la prueba

 
Por ahora una prueba de ADN no está al alcance de todos los bolsillos. En Perú el precio oscila entre los 1,000 y 1,500 dólares, y el servicio lo ofrecen laboratorios privados, precisa Guio. 
 
En el sector público solo se solicitan pruebas genéticas para analizar segmentos del ADN, como ocurre en el Instituto de Salud del Niño, de San Borja, en donde se pide el examen para el diagnóstico de una malformación congénita o una enfermedad grave.
 
Por su parte, el Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas (INCN) investiga muestras biológicas de ácidos nucleicos en su banco público de ADN, para el tratamiento de pacientes afectados con males neurológicos, en muchos casos degenerativos, como las enfermedades de Parkinson y de Alzheimer. Si una persona está interesada en saber si está en riesgo de padecer alguna de ellas puede acercarse a su local en jirón Áncash 171, Cercado de Lima.
 
La conmemoración del Día Internacional del ADN ocurre porque en esta fecha, hace 70 años, los investigadores James Watson y Francis Crick dieron a conocer al mundo la estructura molecular del ADN mediante una publicación científica que revolucionó la medicina.