Press "Enter" to skip to content

Diabetes mal controlada puede producir ceguera, ¿cómo prevenirla?

La OMS estima que esta enfermedad ha producido ceguera en casi 2 millones de personas en el mundo

La diabetes mal controlada daña prioritariamente los ojos, un órgano que si no se atiende a tiempo podría terminar con discapacidad visual o pérdida irrecuperable de la visión, advirtió especialista.

De acuerdo con el doctor Héctor Palacios, oftalmólogo con subespecialidad en retina y mácula, la diabetes afecta a casi el 10 % de la población mayor de 20 años en Latinoamérica. 
 
“El futuro de esta enfermedad aún es incierto por lo que es vital tomar conciencia sobre su cuidado y prevención porque de esa forma los diversos órganos que se podrían afectar, como los ojos, los riñones, los intestinos, etc., podrán seguir funcionando con el tratamiento adecuado, según sea el caso, y no pondrán en riesgo la propia vida del paciente”, añadió. 
 
Asimismo, el especialista precisó que la principal complicación que causa la diabetes en los ojos es la Retinopatía Diabética -RD, la cual ocasiona diversas limitaciones en la vida diaria.
 
Algunos de los síntomas son las dificultades en la visión fina (identificación de rostros, lectura, movilización nocturna o durante un día muy soleado, etc.), visión borrosa, puntitos o manchas oscuras en el campo visual, dificultad para ver los colores, entre otros factores.
 
Esta terrible afectación se ha convertido en la tercera causa de ceguera irreversible en el mundo y la primera en personas de edad productiva (16 a 64 años), según la actualización de la Guía clínica de Retinopatía Diabética para Latinoamérica.
 
En esa línea, el especialista del Centro de ojos Encinas & Palacios brinda las siguientes recomendaciones para el respectivo cuidado de tan valioso órgano:
 
1. Examen periódico: Es recomendable que toda persona se realice una prueba de fondo de ojo mínimo una vez al año. Esta prueba rutinaria permite obtener información de las estructuras más importantes de la parte posterior del globo ocular, así como realizar el diagnóstico y seguimiento de diversas patologías oftalmológicas. 
 
2. Buscar al especialista adecuado: Es necesario que el paciente conozca y recurra al médico que trata específicamente la Retinopatía diabética. En este caso el Retinólogo. 
 
3. Acudir a centros especializados: Es vital atenderse en centros médicos idóneos, totalmente equipados para una atención de calidad.  En el caso del Centro de Ojos, Encinas & Palacios existe el programa de prevención “T-Cuida”, el mismo que orienta, informa y trata, con equipos de última generación y un equipo multidisciplinario, sobre el cuidado de los ojos. 
 
4. Educación temprana: Es importante promover la cultura del autocuidado y el control de la diabetes en sí (nivel de glucosa, presión arterial y lípidos). Por ello, acude a los controles médicos de forma periódica.
 
5. Mayor prevención menos inversión: Es aproximadamente 50 veces más caro tratar a un paciente con retinopatía diabética que evitar el daño y 20 veces más barato tratarlo en forma temprana que tardía. 

Be First to Comment

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *