Press "Enter" to skip to content

Entrevista a Sebastián Flores-Martin: “la policía y el Ministerio Publico deben de actuar con rapidez, eficacia, y contundencia ante la extorsión”

En la dinámica empresarial del Perú, la extorsión emerge como una preocupación latente que desafía la estabilidad y el desarrollo económico. Emprendedores y empresarios se enfrentan a la amenaza constante de este delito, que puede tener repercusiones devastadoras tanto a nivel individual como para la comunidad en su conjunto. Para ahondar en este tema crucial, Altavoz conversó con Sebastián Flores, un destacado experto en Justicia Criminal y Criminología. Con una carrera dedicada a comprender las tendencias del crimen en la sociedad, así como a explorar la psicología criminalística y su funcionamiento dentro del sistema judicial, Sebastián nos brindará una perspectiva única sobre la extorsión en el contexto peruano.

¿Cuáles son los principales factores criminológicos que contribuyen a la incidencia de la extorsión en el Perú?

Los principales factores criminológicos que contribuyen a la incidencia de la extorsión en el Perú son la informalidad, la pobreza, la impunidad y los delincuentes inmigrantes que se han situado en el país, trayendo consigo sus propias modalidades de extorsión.

¿Qué estrategias específicas podrían implementarse desde la criminología para prevenir la extorsión en comunidades vulnerables?

Es vital detectar las modalidades de cómo se ejecutan estas extorsiones para que se pueda abordar dicho fenómeno de una manera más directa.

Esto se puede lograr mediante el análisis conductual de perfiles de delincuentes que ya han sido procesados o que tienen antecedentes de extorsión para comprender su Modus Operandi. También, se puede aplicar la técnica del perfilamiento geográfico criminológico, el cual nos va a permitir realizar un análisis de patrones espaciales de crímenes, y de esa manera poder identificar posibles conexiones y patrones geográficos que puedan ayudar en la prevención del delito. Para ello se realiza el mapeo de crímenes en una determinada zona, el análisis de puntos calientes, y la perfilación criminal.

La aplicación de conceptos de criminología ambiental en estas comunidades vulnerables será importante para combatir la extorsión porque una zona limpia, cuidada y segura es un disuasivo para el criminal.

¿Cuál es el papel de la prevención primaria en la reducción de casos de extorsión? ¿Podrías proporcionar ejemplos concretos de programas exitosos en esta área?

Mientras mayor informalidad exista en un entorno, hay mayor presencia de actos delictivos y conductas antisociales. La mejor manera de prevenir la extorsión es a través de la formalización de los negocios y trabajos. Lo que opera al margen de la ley da paso a irregularidades y mayor criminalidad.

Además, es importante enfocarse en la aplicación de conceptos de criminología ambiental debido a que una zona cuidada, ordenada y segura es un disuasivo para el criminal.

¿Cómo pueden las teorías criminológicas, como la teoría de la desorganización social o la teoría de la rutina diaria, ayudar a entender y prevenir la extorsión?

Las teorías criminológicas nos permiten entender por qué existen zonas o grupos de personas más propensas al crimen y a las conductas desviadas que otras.

Por ejemplo, en una zona donde no hay un orden social (descuido por parte de los agentes del estado, comercio informal, pobreza, falta de oportunidades de educación, falta de recursos, etc.), las personas se encuentran más propensas al conflicto, se encuentran en situaciones precarias y no llevan una vida ordenada, lo cual los hace presas fáciles de criminales que aprovechan esta situación de vulnerabilidad y de falta de conocimiento.

¿Qué papel desempeñan las medidas de seguridad física y tecnológica en la prevención de la extorsión en empresas y negocios?

Estas medidas desempeñan un rol fundamental porque no solo sirven como medidas de disuasión para el criminal (presencia de agentes de seguridad, cámaras, cerco eléctrico, etc.), sino que sirven como recursos vitales para la investigación y resolución de casos. Las cámaras, las grabadoras, los teléfonos y los testigos son los componentes principales que pueden ayudar a dar con el paradero de los extorsionadores.

Es esencial grabar todas las amenazas recibidas de manera telefónica o virtual, registrar por video a los extorsionadores que acuden a los locales a cobrar o amenazar, identificar los rasgos físicos de estos criminales, etc.

¿Cómo pueden las intervenciones comunitarias fortalecer la resistencia de las personas y empresas frente a la extorsión?

Las intervenciones comunitarias pueden fortalecer de distintas maneras la resistencia de las personas y empresas frente a la extorsión debido a que estas se basan en acciones que se toman para mitigar amenazas y peligros dentro de un sector.

En el caso de la extorsión, es importante que existan trabajos integrados entre autoridades, civiles y empresarios. Comenzando desde el respeto y apoyo al trabajo que realiza el gobierno local.

Primero, es importante que los ciudadanos apoyen a las autoridades locales a supervisar que los sistemas de video vigilancia operen adecuadamente, que fiscalicen el trabajo realizado por los agentes del orden interno para que cumplan con sus funciones adecuadamente, que reporten cualquier actividad sospechosa o irregular, que sirvan como un brazo de ayuda para facilitar el trabajo de las autoridades.

De esta manera, los vecinos y el gobierno local estarán alineados con un mismo objetivo.

Además, es importante que entre vecinos se apoyen. Por ejemplo, si sucede un caso de extorsión, donde el criminal acudió a un local a dejar una amenaza escrita y el local no cuenta con dispositivos de video vigilancia, es necesario que los vecinos que se encuentran alrededor y que sí disponen de esta tecnología le faciliten el material para apoyar a la víctima. Muchas veces las personas actúan de una manera muy egoísta, lo cual debilita a una comunidad.

Al criminal se le hace fácil operar en lugares donde hay desunión, descuido y falta de interés por la comunidad. En cambio, si el tejido social de una zona/distrito es sólido, el crimen es más improbable que logre perpetuarse.

¿Qué estrategias específicas podrían emplearse para empoderar a los ciudadanos y fomentar una cultura de denuncia contra la extorsión?

La estrategia más eficaz para empoderar al ciudadano es el hecho de que se sientan protegidos por las autoridades. La policía y el Ministerio Público deben de actuar con rapidez, eficacia y contundencia ante este crimen para que el ciudadano se sienta atendido y a la vez tenga la disposición de colaborar con las autoridades y confiar en las mismas. Una vez se logre recuperar esta confianza en las autoridades, se les debe de instruir de cómo proceder para trabajar en conjunto con las autoridades y estas deben de brindarle las herramientas adecuadas para hacerlo.

Por ejemplo:

 1). La creación de un portal de denuncias de extorsión operado por la División de Investigación de Delitos de Alta Tecnología de la Policía donde los ciudadanos puedan denunciar de manera anónima en caso reciban una amenaza de extorsión. Esto le dará cierta confianza a la víctima de que su denuncia no va a traerle consecuencias negativas debido a que lo está haciendo de manera anónima y está siendo atendida por una unidad especializada.

2). Que la víctima procure documentar toda la evidencia necesaria para facilitarle el trabajo a las autoridades (llamadas telefónicas, evidencia física, grabaciones, mensajes, etc.).

3). Que la víctima sea instruida y trabaje en conjunto con los agentes de inteligencia para tenderle una trampa al extorsionador y este sea detenido y procesado por las autoridades una vez que se logre recolectar suficiente evidencia o sea detenido en flagrancia.

¿Cuál es el papel de la educación y la concienciación pública en la prevención de la extorsión?

Es un papel muy importante porque, si la población es instruida y se le imparte conocimiento sobre el tema, esta tendrá mayores recursos para reaccionar en caso sea víctima de una extorsión.

Es importante instruir al público con conceptos de prevención y reacción que ellos mismos pueden poner en práctica.

Por ejemplo:

1). Brindar información que llegue a todos sobre los riesgos reales de involucrarse en actividades y negocios informales (construcción, compra de artículos piratas, acudir a mano de obra informal, préstamos de dinero, etc.).

2). Qué cosas cambiar de tu modus vivendi una vez que se ha comenzado a recibir amenazas de índole extorsiva.

3). Cómo identificar si estás recibiendo una amenaza real o no.

4). Qué tipos de peligros existen en el día a día que te pueden convertir en una víctima de extorsión sin que tú sepas.