Press "Enter" to skip to content

Crean App para denunciar acoso y violencia en Universidad San Marcos

Sanmarquinos gestaron proyecto TRINI cuando viajaron a Harvard

Ocho alumnos de la Universidad San Marcos, tres de ellos becarios del Estado, crearon un aplicativo que permitirá reconocer y denunciar los casos de acoso y violencia contra la mujer que puedan ocurrir en dicha casa superior de estudios, donde estudian más de 40 mil personas.

Se trata de TRINI, una App-web para dispositivos móviles que busca convertirse en una herramienta de ayuda hacia quienes forman parte de la comunidad universitaria (estudiantes, docentes o personal administrativo) y son víctimas o testigos de hostilización sexual, así como maltrato físico o psicológico

Sofía Pfennig (Historia del Arte), Michelle Torres, Douglas Huamán (Psicología), Cristina Alvarado (Comunicación), Mauricio Gastello (Arqueología), Marco Campos (Ingeniería de Telecomunicaciones), Zaguil Gazabón (Psicología) y Miranda Rivera (Trabajo Social), sus creadores, se conocieron en la pasantía que hicieron en la Universidad de Harvard por ocupar los primeros puestos en sus respectivas facultades. 

Allí formaron un grupo para cumplir con la tarea de diseñar un proyecto que desarrollarían en Perú a su retorno. Ese encargo debía cumplir con algunos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Y así fue. Luego de una importante discusión, coincidieron que la igualdad de género y educación de calidad serían ese norte para su proyecto. “Decidimos resolver un problema de la universidad”, recuerda Cristina.

Acoso sexual

A kilómetros de su alma mater les pareció que atender el acoso y violencia sería importante. Elaboraron una encuesta online para conocer la realidad de ese problema en la Decana de América. “¿Qué tipo de acoso has tenido? ¿Has sido víctima de favores sexuales? ¿Te han enviado videos de contenido sexual?”, fueron algunas preguntas que incluyeron.

Cuál no fue su sorpresa que en el día y medio que estuvo colgada la encuesta en la página web de San Marcos, más de 300 personas la contestaron. “No lo esperábamos, muchas alumnas mencionaron que habían sido víctimas o habían visto acoso de parte de profesores. Inclusive estudiantes de la Facultad de Sociales en donde las chicas son más empoderadas”, comenta Mauricio Gastelo. 

Acoso sexual

TRINI llega para ayudar 

La App tiene datos sobre la defensoría universitaria, la clínica universitaria, centro de salud mental universitario, los correos electrónicos y teléfonos. “Genera un reporte a la defensoría, que tiene 24 horas para dar respuesta, mientras que la víctima o testigo tiene tres días para entregar las pruebas de forma presencial”, explica Douglas, quien junto con Michelle y Cristina ganaron la Beca Permanencia de Pronabec.  

TRINI no resuelve el acoso en la universidad pero le facilita salidas a las víctimas, pues también ofrece las direcciones de los Centros de Emergencia Mujer, la Línea 100 y datos del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP).
Lo bueno de TRINI es que es una web-App. ¿Qué quiere decir eso? Que no sólo se descargará a través de Google Play sino por medio de la página web de San Marcos, gracias a la cual el formato es ligero y no ocupa espacio en la memoria del celular.

El nombre de la App es un homenaje a la primera mujer que realizó estudios universitarios en el Perú y América Latina, María Trinidad Enríquez. Esta cusqueña fue la primera jurista en el país y formada en las aulas de la Universidad Nacional San Antonio de Abad. 

Al iniciar el App-web, el usuario encontrará el botón “Reportar”, con el que abrirá un formato online para describir la agresión que hayan sufrido o presenciado en la Ciudad Universitaria. El sistema registra el correo electrónico del usuario, así como otros datos de contacto, y al terminar envía la alerta a la Defensoría Universitaria, encargada de atender estos casos en la Decana de América.

Acoso sexual

Tecnología & Arte

Pero TRINI no llega sola, sino con arte. Este equipo de mujeres y hombres universitarios coincidieron en que usar solo tecnología al alcance de la juventud no iba a ser suficiente. “Nos dimos cuenta de que teníamos que saber llegar a la gente porque es un tema sensible. Por medio del arte era una buena opción. Hemos firmado un convenio con el Centro Cultural de San Marcos para que cada mes -a través de la música, teatro, danza y talleres- se aborden temas de género”, precisa Sofía. 

El proyecto es integral y la programación cultural también se incluye en el App.