Press "Enter" to skip to content

Una propuesta que iguala un aborto con un homicidio llega al Congreso de Brasil

El Gobierno considera “una inmoralidad” el proyecto de ley, que castiga con penas de entre 6 y 20 años a las mujeres que interrumpan el embarazo, incluso si han sido violadas.

Los diputados brasileños debatirán con carácter de urgencia una propuesta formulada por el partido del expresidente ultraderechista Jair Bolsonaro para equiparar el aborto después de las 22 semanas de gestación a un homicidio.

Con la mayoría conservadora de la Cámara Baja, los legisladores acordaron acelerar la tramitación del proyecto de ley, que busca alterar el Código Penal para establecer penas de cárcel de entre 6 y 20 años, incluso en casos de embarazo resultante de una violación. 

Las penas equiparan el aborto a un “homicidio simple”, según la Cámara de Diputados. El régimen de urgencia significa que la propuesta del diputado Sóstenes Cavalcante, del Partido Liberal (PL), no necesita ser debatida por comisiones y pasa directamente al Plenario.

Actualmente, en Brasil el aborto solo es legal en casos de violación, riesgo de muerte para la madre o anencefalia del feto, sin límite temporal, pero los partidos más conservadores y las influyentes iglesias evangelistas están presionando para endurecer las condiciones.

“Una niña no es madre”

El hecho de que la propuesta prevea penas también para los casos de embarazos producto de una violación desató una oleada de críticas entre los partidos progresistas que respaldan al Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva.

La diputada Samia Bomfim, del izquierdista Partido Socialismo y Liberad (PSOL), denunció que el proyecto criminaliza a niñas y adolescentes, pues el 60 % de las víctimas de violencia sexual tienen menos de 14 años. “Una niña no es madre, y una violador no es padre”, afirmó.

Bomfim destacó que las penas previstas en el texto para las mujeres víctimas de violación son incluso más duras que las previstas para el violador.

El ministro de Derechos Humanos y Ciudadanía, Silvio Almeida, dijo que el proyecto de ley es “una inmoralidad, una inversión de los valores civilizatorios más básicos“.

“Cuesta creer que la sociedad brasileña, con los innumerables problemas que tiene, esté discutiendo actualmente si una mujer violada y un violador tienen el mismo valor ante la ley. O peor aún: si un violador puede ser considerado menos criminal que una mujer violada”, declaró.

El debate, que arrancará en las próximas sesiones, se da semanas después que la Corte Suprema suspendiese cautelarmente una resolución del Consejo Federal de Medicina que prohibía la asistolia fetal, una técnica usada para interrumpir un embarazo en gestantes de más de 22 semanas, en casos de violación.

Se trata de un procedimiento médico respaldado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que implica la inyección de fármacos en el feto para evitar que nazca con signos vitales.