Press "Enter" to skip to content

“Munición fácil”: el aumento del precio del petróleo podría amenazar la campaña de Biden

“Los recursos energéticos vuelven a ser caros, por si aún no se han dado cuenta”, subrayó Trump durante un encuentro con votantes en el estado norteamericano de Michigan

La subida de los precios del petróleo es “una munición fácil” para el candidato presidencial Donald Trump en la lucha contra el actual mandatario, Joe Biden, por el puesto de jefe de Estado, informa ‘Bloomberg’. Esto sucede al tiempo que el costo del combustible ha aumentado más de un 20% en EEUU en 2024.

“Los recursos energéticos vuelven a ser caros, por si aún no se han dado cuenta”, subrayó Trump durante un encuentro con votantes en el estado norteamericano de Michigan.

Pueden pasar muchas cosas en los siete meses que quedan hasta las presidenciales, pero los precios del petróleo en Estados Unidos ya han subido en casi un 20% este año, hasta superar los 85 dólares por barril, indica el diario. Agrega que los precios del crudo representan más de la mitad de los costos al por menor de la gasolina en el país, que están cerca de su nivel más alto desde octubre, con una media de 0,94 dólares el litro.

Además, la publicación señala que las tensiones geopolíticas creadas principalmente por la operación especial rusa y los conflictos de Oriente Próximo “mantienen la tensión del equipo de campaña de Biden”.

Asimismo, se observa que, aunque los precios de la energía son más bajos que en 2022, el control del mandatario sobre la Casa Blanca y el Congreso está al límite. Insatisfechos con la aceleración de la inflación, la inmigración descontrolada y otros problemas económicos, los miembros de las bancadas demócrata y republicana y los votantes podrían empezar a cuestionarse si ese presidente debería ser elegido de nuevo.

Según los autores del artículo, esos factores pueden convertirse en “una munición fácil” para Trump en la lucha por el puesto de jefe de Estado. No obstante, como prevén los analistas, los precios del petróleo podrían bajar un poco cuando desaparezca el pico de demanda del verano boreal.