Press "Enter" to skip to content

México concede asilo político a exvicepresidente ecuatoriano

El presidente Andrés Manuel López Obrador criticó el “exceso de fuerza” de la policía ecuatoriana que mantiene rodeada la sede diplomática mexicana en Quito.

El gobierno de México decidió otorgar “asilo político” al exvicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, refugiado en la embajada de ese país en Quito, informó la Cancillería en un comunicado emitido el viernes (05.04.2024).

La decisión oficial se anuncia en momentos de tensión diplomática, luego de que el gobierno de Daniel Noboa ordenara el jueves la expulsión de la embajadora mexicana en ese país, Raquel Serur.

Previo a la divulgación del comunicado oficial, el presidente Andrés Manuel López Obrador acusó al gobierno de Ecuador de “exceso de uso de fuerza” y “prepotencia”, debido a que la Policía Nacional del país suramericano rodeó la embajada de México en Quito.

“Vi el exceso de uso de fuerza rodeando la embajada, con mucha prepotencia, pero así son los fachos”, declaró el mandatario en su conferencia matutina.

Aún así, aclaró que México no romperá relaciones con Ecuador ni adoptará medidas similares. Quito declaró “non grata” a Serur en respuesta a comentarios de López Obrador sobre el asesinato del excandidato presidencial Fernando Villavicencio y sus consecuencias electorales.

El gobernante mexicano vinculó la reacción de Ecuador a la protección que ha ofrecido la embajada de México a Jorge Glas, vicepresidente durante el mandato de Rafael Correa (2007-2017), que llegó a la sede diplomática mexicana en diciembre de 2023 y está procesado por malversación de fondos.

López Obrador confirmó que su gobierno considera traer a México al exvicepresidente Glas, que a final de 2022 salió en libertad tras cumplir cinco años de cárcel, por dos condenas por cohecho y asociación ilícita de ocho y seis años de prisión.

“¿Qué quería el gobierno de Ecuador? Que se lo entregáramos. Y nosotros no podemos hacer eso porque México tiene una política exterior caracterizada por la protección a perseguidos”, argumentó.

El mandatario afirmó que “debe respetarse el derecho de asilo” y la “soberanía” de México “para que no puedan allanar la embajada”.

* Tomado de DW