Press "Enter" to skip to content

Japón emprende una “carrera contra el tiempo” para rescatar a los supervivientes del terremoto

La pareja imperial ha cancelado su comparecencia pública con motivo del Año Nuevo debido al desastre.

El primer ministro japonés, Fumio Kishida, ha encabezado un cuartel general de respuesta al terremoto que sacudió el lunes la parte central del país asiático, causando al menos 24 muertes y afectando a decenas de miles de hogares.

En una rueda de prensa de emergencia realizada el martes, el jefe de Gobierno dijo haber instruido a los ministerios y agencias pertinentes para que “prioricen las vidas de los afectados por el terremoto y tomen todas las medidas posibles para brindar la asistencia necesaria”, como alimentos, mantas y combustible, servicios médicos y la restauración de la infraestructura de electricidad y agua.

VIDEOS: Las secuelas del terremoto más potente registrado en la prefectura japonesa de Ishikawa desde 1885

“La búsqueda y rescate de los afectados es una carrera contra el tiempo. En particular, las víctimas bajo los edificios derrumbados deben ser rescatadas lo antes posible“, declaró el primer ministro citado por NHK.

El sismo de magnitud 7,6 ocurrido en la prefectura japonesa de Ishikawa fue el más fuerte en esa parte del país desde que comenzaron los registros en 1885, informan medios locales citando a la Agencia Meteorológica de Japón.

Según los reportes, tres personas murieron en la ciudad de Nanao, ocho en la ciudad de Wajima y un hombre de aproximadamente 70 años en la ciudad de Hakui. Las autoridades también informaron que en la ciudad de Shika una casa se derrumbó sobre una joven de 20 años y su abuelo de 90 años, quien falleció.

El terremoto y las réplicas derrumbaron viviendas, dañaron carreteras y provocaron cortes de electricidad. Se registraron olas de hasta un metro en la costa occidental. La alerta de tsunami fue desactivada casi 20 horas después.

Los fenómenos telúricos obligaron a la evacuación de más de 97.000 personas en varias prefecturas. Muchas casas se derrumbaron en algunas zonas de Ishikawa, la más afectada, donde unos 33.000 hogares se quedaron sin electricidad.

La Agencia de la Casa Imperial comunicó que debido al desastre cancelaría la comparecencia anual en público del emperador Naruhito y la emperatriz Masako prevista para el martes con motivo del Año Nuevo.