Press "Enter" to skip to content

El grupo Estado Islámico reivindica atentado con bomba en Filipinas

La explosión sucedió alrededor de las 7.00 hora local (GMT+8) en un gimnasio de la Universidad de Mindanao donde se celebraba un acto religioso al que atendieron decenas de personas

El grupo Estado Islámico (EI) reivindicó este domingo un atentado con bomba cometido durante una misa católica en el sur de Filipinas, en el que murieron al menos cuatro personas y unas cincuenta resultaron heridas, según la policía.

“Los soldados del califato detonaron un artefacto explosivo frente a una gran reunión de cristianos (…) en la ciudad de Marawi”, indicó el grupo yihadista en un comunicado difundido en sus canales de Telegram.

La nota agregó que la acción mató “a varios cristianos e hirió a decenas”.

La explosión sucedió alrededor de las 7.00 hora local (GMT+8) en un gimnasio de la Universidad de Mindanao donde se celebraba un acto religioso al que atendieron decenas de personas.

Mamintal Adiong, gobernador de Lanao del Sur, cuya capital es Marawi, calificó el suceso como un ataque terrorista con bomba.

“En mi provincia defendemos los derechos humanos básicos y eso incluye el derecho a la religión. Los ataques terroristas a instituciones educativas también deben ser condenados porque son lugares que promueven la cultura de paz y moldean a nuestros jóvenes para que sean los futuros formadores de este país”, dijo Adiong en un comunicado colgado en Facebook antes de visitar un hospital donde tratan a los heridos.

En 2017, Marawi fue el escenario de un sangriento enfrentamiento a raíz de que grupos yihadistas afines al Estado Islámico tomaran el 23 de mayo parcialmente la ciudad, donde entraron con banderas y estandartes de la organización terrorista.

Durante cinco meses, el Ejército filipino combatió calle por calle con los extremistas hasta lograr liberar la urbe, en una batalla donde murieron más de 1.200 personas: 978 yihadistas, 168 soldados y 87 civiles.

Con cerca de un 20 por ciento de población musulmana, la sureña isla de Mindanao ha sido escenario desde hace décadas de conflictos entre el Gobierno y diversos grupos extremistas, entre ellos la organización yihadista Abu Sayaf y el Grupo Maute, ambas adscritas al EI.

La explosión en Marawi ocurrió dos días después de que 11 presuntos miembros del grupo terrorista Dawlah Islamiyah y su líder murieran en operaciones militares en una zona montañosa de la provincia de Maguindanao del Sur, en el suroeste de Mindanao.