Press "Enter" to skip to content

“El protagonismo lo tienen las billeteras digitales”

Karina Chinguel, asociada senior de la firma legal Vodanovic, señala que frente al descenso de la utilización del dinero en efectivo y de otros medios de pago, el uso las billeteras digitales creció exponencialmente tras su implementación desde el 2021. Estamos en el momento del despegue de estas herramientas para pagar y transferir dinero, señala.

Es importante lo que pasa en el país con esta revolución en el uso de la billetera digital. ¿En qué momento estamos?

—Estamos en un momento de despegue de las billeteras digitales. Esto comenzó y se aceleró con la pandemia, en el momento en el que los peruanos buscaban alternativas para acceder a productos financieros. El hecho que las empresas del sector privado provean las herramientas para hacer pagos, transferencias en el momento oportuno, gatilló el acceso y uso de los servicios financieros digitales provistos por las billeteras, que ha ido creciendo de manera sostenida.

¿En cuánto creció y cuál es la proyección?

—Desde que se implementó Yape en el 2021 hasta ahora, en abril 2024, se registró a 14,2 millones de usuarios.  Es un número significativo si tomamos en consideración que somos 33 millones de peruanos. Esta billetera ha sido desarrollada y es ofrecida por el Banco de Crédito del Perú, pero con la interoperabilidad los servicios de esta billetera, que inicialmente era para las funciones de pagos y transferencias solo de usuarios del mismo banco, ahora se hace con usuarios de otras billeteras, de otros bancos.

Y en el caso de Plin, ¿cuántos usuarios tiene hasta el momento?

—Plin es una segunda billetera y debe tener entre 7 y 8 millones de usuarios, aproximadamente. Esta billetera fue implementada por tres bancos del mercado peruano, Scotiabank, Interbank y el BBVA, que unieron esfuerzos para implementar esta solución, pero con la interoperabilidad ya no es necesario que pertenezcas a una sola entidad, sino ahora se puede solicitar la transferencia de un usuario a otro independientemente del proveedor que te dé el instrumento de pago asociado.

Y en promedio, ¿los peruanos qué tanto estamos utilizando billeteras digitales?

—Actualmente los peruanos lo usan cada vez más, y aproximadamente un 64% lo usa en el segmento joven.

¿De qué edades?

—Entre 18 y 29 años. De acuerdo con el último reporte de la Superintendencia de Banca y Seguros y AFP (SBS), se ve esa tendencia, de que la población más joven utiliza diariamente las billeteras digitales. Así lo declararon en las encuestas que hace periódicamente la autoridad. Luego se va reduciendo conforme aumentan las edades. En el siguiente segmento, con 43%, están las personas de 30 a 40 años y ya el siguiente segmento baja.

¿En promedio, más del 30% de peruanos ya utiliza una billetera digital?

—Yo creo que debe ser más. Un 40% aproximadamente, si hacemos un promedio de la población desde que es adulta hasta las últimas generaciones.  

Significa que ante el descenso del uso de otros medios de pago, el crecimiento de las billeteras digitales es mayor. En ese sentido, ¿Qué tanto descendieron otros medios de pago?

—Como sabes, hasta ahora el medio de pago más usado en el país es el efectivo, el cash, a pesar de los problemas que ello implica, sobre todo por los altos niveles de inseguridad. En los últimos años, del 2021 al 2023, hay una tendencia decreciente en el uso del efectivo que es reemplazado por las billeteras, pero ligeramente. El descenso del uso del efectivo cayó en un máximo de dos puntos porcentuales en los últimos años. Dos puntos no es mucho, pero en contraprestación las billeteras han tomado protagonismo y han crecido más de 10% desde el 2021 que empezó su implementación hasta ahora. Yo creo que los niveles de uso de otros medios están descendiendo, todavía no de manera significativa.

Pero siguen en descenso. El uso de la tarjeta de débito, por ejemplo.

—El uso de la tarjeta de débito y la tarjeta de crédito como medios de pago descendieron en más o menos 3% o 4% en los últimos años. Las billeteras han reemplazado no solo al uso del dinero en efectivo en cierta medida, sino también a otros instrumentos de pago tradicionales como la tarjeta de débito, la tarjeta de crédito, la banca por Internet. A pesar de que la banca por Internet es un canal digital, también bajó el número de usuarios que hacen transacciones por esta vía. Entonces, por la facilidad de esos instrumentos se está incrementando exponencialmente el número de usuarios de las billeteras digitales.

La tendencia es a crecer. ¿Y qué pasa con los países vecinos?

—Argentina es uno de los países que lideran con 62% de su población que las usa, y le sigue Colombia con 61%.

¿Crees que en el 2025 o 2026 en el Perú ya estemos por 60%?

—Creo que sí, porque los números lo demuestran.

¿De qué va a depender este crecimiento?

—Mucho va depender del impulso que le dé no solo el sector privado desarrollando sus aplicativos, no solo por la banca tradicional, sino de las microfinancieras que cada vez más están implementando las billeteras digitales, sino también de los nuevos actores que lo implementen en alianza con empresas que tienen las licencias y desarrollen sus ofertas dirigiéndose a cierto nicho de mercado. El crecimiento dependerá del mayor dinamismo del sector privado y viendo que hay un gran porcentaje de peruanos excluidos, es un mercado apetitoso. Y también crecerá con educación financiera que es una tarea de todos, no solo de los actores privados sino también del sector público. Desde la base, desde la niñez, se tiene que incorporar conceptos básicos de educación financiera en los colegios.

Pero hay algo más. Debemos dar uno o dos pasos hacia adelante, porque a veces la regulación frena la innovación. ¿Se podría utilizar billeteras digitales para el pago de las remuneraciones a los trabajadores?

—Ese es un punto bien interesante. El que las billeteras digitales puedan recibir sueldos va a aumentar el atractivo por su uso. Actualmente la regulación sí permite que las empresas del sistema financiero que desarrollan y ofrecen billeteras puedan recibir los sueldos de los trabajadores. Pero existen otros actores que tienen un nivel similar de regulación y supervisión a las empresas del sistema financiero, como las Empresas Emisoras de Dinero Electrónico, que también implementan billeteras, pero tal como está la regulación no pueden hacerlo. Se puede hacer un ajuste en la regulación allí, para incrementar el número de billeteras que den esa funcionalidad, la de permitir a ciertos actores regulados y supervisados por la SBS, al igual que las empresas del sistema financiero, recibir sueldos en sus billeteras. Actualmente la regulación dice que los sueldos solo pueden ser abonados en empresas del sistema financiero, no en Empresas Emisoras de Dinero Electrónico, y eso debe cambiarse.

¿Significa que los bancos vinculados a Yape y Plin sí pueden ingresar a este servicio, de pagarle a los trabajadores a través de billeteras?

—Exactamente, a través de sus billeteras, solo que todavía no lo desarrollan, pero legalmente están permitidos.

¿Qué debemos avanzar en la regulación para permitir la presencia de mayor cantidad de jugadores en el mercado?

—Si un jugador decide entrar al mercado es porque el producto que va a ofrecer va a tener demanda y podrá desarrollar su modelo de negocio. Si a este actor, a esta empresa, a este grupo de empresas, le permitimos que desarrollen productos con más funcionalidades, es más posible que pueda atraer más usuarios. Allí se tiene que hacer ajustes en la regulación para permitir que otros actores regulados puedan ofrecer nuevas funcionalidades como lo hacen las empresas del sistema financiero o están en capacidad de hacerlo.

¿Qué tanto las billeteras digitales hicieron que las personas que no tenían cuenta en el banco ahora sí la tengan?

—Eso es interesante porque de acuerdo con la última data que publicó Ipsos por un encargo de Credicorp, 2,7 millones de usuarios que antes no tenían ni siquiera una cuenta de ahorros en el banco, ahora la tienen a raíz de haber querido descargar su billetera en su teléfono. Allí vemos un paso bien importante en la inclusión financiera. Personas que no tenían cuentas de ahorros en los bancos, ahora de una manera simple, sencilla, digital, pueden acceder a un producto financiero que es una cuenta de ahorro para poder usar su billetera. Ese es un caso. Pero como la inclusión financiera no solamente es acceso a productos financieros como cuentas de ahorros, sino también uso frecuente de los servicios, y no solamente de los de pago, sino también otros productos financieros, es que también las billeteras contribuyeron en aumentar el uso de los servicios financieros digitales a través de las billeteras. Yape ya ofrece créditos en sus billeteras. Entonces estas billeteras también permiten incrementar el uso de los servicios financieros, que es otra dimensión de la inclusión financiera.

¿Podrían acceder a créditos personales, a créditos hipotecarios, por ejemplo, más adelante?

—Y a créditos estudiantiles, claro. La idea es solo medir el riesgo y la capacidad de pago del cliente.

¿Y cómo se hace eso con las billeteras digitales?

—Con data. La billetera te permite tener una trazabilidad de los ingresos y egresos del cliente.

Sabemos que los niños también utilizan billeteras digitales. ¿Hay regulación al respecto?

—No, pero los padres tienen que tener el control allí. Principalmente estos instrumentos están diseñados para ser usados por adultos; sin embargo, en el caso de la niñez, se tiene que poner el foco en enseñarles los conceptos básicos de los productos financieros: las oportunidades, las ventajas, los riesgos que hay, sobre todo en los nuevos productos financieros digitales.

¿Faltaría regulación allí respecto a la niñez?

—Es un tema más del ámbito de la familia. Y por el lado de la niñez, en los colegios darle los conceptos básicos de educación financiera, porque con ello también permitirá saber cómo evitar ser víctima de fraudes, de estafas.

Las instituciones financieras no llegan a diferentes lugares del país, a lugares remotos, en zonas rurales, entonces el Banco Central de Reserva lanzó un piloto para que puedan llegar billeteras digitales allí. ¿De qué se trata?

—Ese piloto salió hace pocos días. Es un reglamento que permite a las empresas interesadas llevar, distribuir, las billeteras digitales a esas zonas. Lo que harán es trabajar en coordinación con el Banco Central.

—¿Estará a cargo de las empresas de telecomunicaciones que llegan a esos lugares apartados, las Telcos?

—Así es, las empresas de telecomunicaciones, las Telcos. Una de las barreras que hace que sigamos con una brecha importante de inclusión financiera es la falta de conectividad, porque muchos de estos servicios financieros digitales requieren tener conectividad. Pero no es la única manera, porque tenemos otras experiencias en donde es posible usar servicios financieros offline, con otra infraestructura como las telecomunicaciones. Entonces, el Banco Central, en su objetivo de poder hacer masivos los pagos digitales minoristas, está permitiendo que se desarrolle pilotos a través de empresas operadoras de telecomunicaciones que pongan a disposición su infraestructura en sectores en donde no hay conectividad, pero sí redes de teléfonos que permitan ofrecer productos esos financieros.

¿Esto va a generar mayor competencia porque las otras Telcoms también van a poder ingresar a esos mercados?

—Todas las empresas que tengan infraestructura de telefonía podrán prestarla para dar funcionalidades de transferencias o pagos en sectores donde no hay conectividad. Esas compañías pueden solicitar al BCRP acceder a esta posibilidad y que el Banco Central, en su infraestructura, emita y distribuya las monedas digitales.

¿En cuánto tiempo crees que los peruanos y en la región, podríamos dejar de usar dinero en efectivo y utilizar el sistema de billeteras digitales?

—Esto es un trabajo de mediano plazo, pero es lo que se viene. Esto ya es una realidad en países de la Unión Europea, en Estados Unidos, en Asia. Ya esto es una realidad. Es la tendencia. Y vemos esfuerzos importantes del lado privado y del lado público para convertirlo en realidad.

¿Cuáles son tus recomendaciones a las autoridades para fomentar inclusión financiera y ampliar el uso de billeteras digitales?

—Ya vemos esfuerzos importantes del sector público, en el Ministerio de Economía, en el Banco Central de Reserva, en poder generar las condiciones regulatorias para desarrollar los servicios financieros digitales, comenzando por los más simples: pagos y transferencias. Recomiendo a las entidades que forman parte del sistema financiero, que aún no están completamente involucradas, se suban al coche y trabajar juntos entre el sector público y el sector privado para hacer realidad esto.

¿Los cambios en la ley? ¿Algunas modificaciones, algunas mejoras?

—Actualmente el Banco Central de Reserva, con relación a su moneda digital, una manera para hacer pagos digitales masivos, ha dicho que dentro de sus competencias, de su ley orgánica, tiene la posibilidad para emitir dinero físico como digital. Tanto así, que emitió su reglamento para su primer piloto de su moneda digital en cierto tipo de empresas, como las de telecomunicaciones. Regulación hay, pero falta hacer algunas mejoras. Se debe trabajar de la mano entre el sector público y privado para esos afinamientos, diseñarlos juntos para que tengan éxito.

One Comment

  1. […] Revisa y acepta los términos y condiciones, y listo, te yapean el monto al instante.Puedes leer: “El protagonismo lo tienen las billeteras digitales”“Desde el 2022 hemos brindado 1.6 millones de créditos y desembolsado cerca de 400 millones a […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *