Press "Enter" to skip to content

PBI. El resultado de abril es bueno, con leve recuperación, pero explicado por efectos estacionales

Economistas Alfredo Thorme y Armando Mendoza señalan que jugó a favor los dos días laborables de abril de este año respecto a los feriados de similar mes del 2023 sumado a la alta incidencia de la temporada de pesca que movió la aguja del PBI en el cuarto mes del año.

Hay euforia en el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) por el 5,28% de crecimiento del PBI en abril, que superó sus expectativas para el mes, de 4%, pero economistas consultados por Altavoz ponen paños fríos y señalan que mucho del resultado de abril es por causas estacionales.

El MEF prevé que la actividad económica se mantenga dinámica en mayo, impulsada principalmente por la pesca y la manufactura primaria ante la extraordinaria captura de anchoveta en la zona norte-centro.

Paños fríos

Para el exministro de Economía y Finanzas, Alfredo Thorne, el crecimiento de abril se trata de una leve recuperación explicada por varios efectos estacionales.

El PBI de abril fue mejor de lo esperado, pero se debe tomar en cuenta que en ese mes tuvimos dos días laborables más que el año pasado. Si se compara año con año el resultado está distorsionado por ese efecto, señaló.

Thorne dijo que si se promedia marzo y abril, sale un crecimiento de 2,5%, lo que nos muestra una leve recuperación de la economía luego del año de recesión que tuvo el país en el 2023.

Indicó que Thorne & Asociados, su consultora, estimaba un crecimiento de 3,4% para abril.
De otro lado, el extitular del MEF consideró que sí es posible que este año se llegue al 3,1% de crecimiento estimado por el ministro de Economía y Finanzas, José Arista, señalado en su intervención del viernes pasado en el Pleno del Congreso.

“Nosotros hemos revisado nuestra proyección en 2,7% para este 2024, pero todavía no tenemos toda la información para llevarlo a 3,1% estimado por el MEF, pero si se toman las medidas de política correctas, creo que es posible”, dijo Thorne a Altavoz.

Apurar la inversión

Thorne consideró que se tienen que destrabar los proyectos de inversión para recuperar la economía.
“En la obra pública hemos visto mejores números en abril y en mayo y eso nos da un poco de aliento, pero lo que se necesita es la participación del sector privado”, anotó.

La inversión privada, según estimados de T&A, subió en menos de 1%, y lo que se necesita es iluminar los paquetes de proyectos a destrabar, entre ellos los mineros que deben ser los primeros candidatos, pero no los únicos.

“Hay varios proyectos de infraestructura alrededor de los puertos que se van a inaugurar y que deben ser priorizados, y también hay que comprometer al sector privado en algunos proyectos de obras por impuestos que han estado bastante golpeados”, señaló.

Respecto a la pobreza que nos ha golpeado y que para el 2023 trepó a 29%, Thorne consideró que el gobierno debería repensar sus programas sociales que están en manos del Ministerio de Desarrollo e Inclusion Social (Midis).

“Cómo sabemos la pobreza urbana aumentó como también aumentó la informalidad, por lo que el gobierno haría bien en hacer un programa de formalización y focalizar la ayuda a los sectores de más bajos ingresos. Nada de eso está en los programas del MEF y es importante que se empiecen a discutir”, anotó.

Ojalá la tendencia continúe

En opinión del economista de la PUCP, Armando Mendoza, el buen resultado económico de abril es positivo, pero se debe considerar que se compara contra abril 2023 en recesión. Es decir, hay un efecto de rebote estadístico, sostuvo.

Además, dijo, se trata de un solo mes, y habrá que ver si esa tendencia positiva se mantiene en los próximos meses.

Precisó que en el acumulado enero-abril 2024 versus enero-abril 2023 se aprecia un 2,38% de crecimiento, lo cual sigue siendo pobre.

“Hay factores coyunturales que explican el resultado de abril: La pesca creció 158,4%, pero es un indicador estacional toda vez que cuando concluya la temporada de pesca cae ese porcentaje de crecimiento”, indicó.

A esto se añade el efecto calendario, toda vez que en abril 2024 se trabajó dos días más que en abril 2023 por los feriados de Semana Santa.

“En resumen, el resultado es positivo sin duda y ojalá la tendencia positiva continúe; pero igual la economía peruana sigue complicada”, finalizó