Press "Enter" to skip to content

Operación del megapuerto de Chancay no está en riesgo, dice ministro Pérez Reyes

Señala que solución al tema de la exclusividad del puerto pasa por una modificación normativa

El ministro de Transportes y Comunicaciones, Raúl Pérez Reyes, sostuvo hoy que la operación del megapuerto de Chancay no está en riesgo, a pesar del proceso judicial pendiente sobre la exclusividad de la explotación del terminal portuario.

Cabe indicar que la Autoridad Portuaria Nacional (APN), mediante la procuraduría pública del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), presentó una demanda contenciosa administrativa para declarar la nulidad del acuerdo que otorga al consorcio Cosco Shipping Ports la exclusividad de la explotación de los servicios esenciales en el megapuerto de Chancay.

“El directorio de la Autoridad Portuaria Nacional, en febrero del 2021, autorizó la habilitación del puerto y otorgó la exclusividad para la prestación de los servicios esenciales dentro de la infraestructura del proyecto del puerto de Chancay”, recordó Raúl Pérez Reyes.

“Se hizo una evaluación y, efectivamente, no hay un marco legal que permita que una habilitación portuaria pueda brindar servicios en exclusiva. Esto no implica que el terminal portuario de Chancay no tenga permiso para operar, porque si lo tiene”, agregó.

Durante su presentación ante la Comisión de Fiscalización del Congreso de la República, el ministro enfatizó que no existe ningún riesgo para que empiece a operar el nuevo Terminal Portuario Multipropósito de Chancay.

“El artículo 2 de la resolución directoral que aprobó el permiso de exclusividad para el puerto de Chancay está vigente y por lo tanto no hay ninguna restricción, hasta que el juez disponga lo contrario en el marco del proceso judicial, pero la operación no está en riesgo”, dijo.

Solución

Raúl Pérez Reyes señaló que la solución a la controversia sobre la exclusividad del megapuerto de Chancay pasa por una modificación normativa, la cual actualmente se está debatiendo eso en el Congreso de la República.

“Creo que esto es la solución al problema. Cuando se dio la exclusividad no había un marco legal explícito para poder darla y ahora la propuesta normativa lo plantea. Eso resolverá el problema legal y permitirá que Cosco Shipping Ports pueda dar los servicios en exclusiva”, consideró.

“Eso será lo legalmente correcto y económicamente también tiene sentido, porque si alguien hace una inversión de la magnitud del puerto de Chancay, pues puede tener la exclusividad de los servicios que prestará”, añadió.

El ministro explicó que, a diferencia de los puertos concesionados donde el Estado les entrega el terreno y una serie de facilidades, en el caso de Cosco Shipping Ports con el megapuerto de Chancay no ha ocurrido así.

“Ellos (Cosco Shipping Ports) son los que han hecho la inversión absolutamente a su cuenta y riesgo, por lo cual creo que ahí si tiene sentido la exclusividad”, manifestó.

El nuevo Terminal Portuario Multipropósito de Chancay, ubicado en el distrito del mismo nombre (provincia de Huaral), a 80 kilómetros de Lima Metropolitana, es un proyecto de inversión privada cuyos accionistas son la empresa de capitales chinos Cosco Shipping Ports Limited (CSPL) con una participación del 60%, y la peruana Volcan Compañía Minera con 40%.

El megapuerto de Chancay, cuyas obras tienen un avance mayor a 70%, será un punto marítimo clave para el comercio entre Sudamérica y Asia, principalmente China (puerto de Shanghái), porque se convertirá en un hub regional que redistribuirá la carga de Perú, Chile, Ecuador y Colombia.

“Estamos hablando de un terminal portuario multipropósito muy importante. El alcance del proyecto es el diseño, financiamiento, construcción, conservación y explotación de un nuevo terminal portuario multipropósito que estará ubicado en Chancay”, indicó el ministro Pérez Reyes.

“En esta primera etapa se construirán tres zonas: complejo de ingreso, túnel subterráneo y zona operativa portuaria, con un costo de inversión de 1,213 millones de dólares, aproximadamente”, agregó.