Press "Enter" to skip to content

Enel: Se requiere quitar los desincentivos para el desarrollo de la energía renovable

Altavoz conversó con Marco Fragale, CEO y Country Manager de Enel Perú, tras la suscripción del acuerdo para el uso de energía 100% renovable por parte de Backus. Aunque dice que desde el 2019 creció de manera exponencial el número de empresas que demandan este tipo de energía, aún falta mejorar la regulación para que con ello se les permita contratar directamente con los clientes.

¿Qué implica el convenio de uso de energía renovable que Enel tiene con Backus?

—Es un ejemplo de que la industria, está apostando por la energía renovable. Y se ve que ahora, muchos sectores de la industria, desde el sector minero hasta el cervecero, quiere la energía completamente renovable, porque todos entienden que la energía renovable no solo es sostenible, que ayuda a cuidar el medio ambiente, sino también que es una energía competitiva, que ayuda a bajar el costo de la energía para los clientes y con ello sean más competitivos.

La puesta en marcha del uso de energía 100% renovable empezó el 1° de enero de este año con Backus, pero ¿qué cantidad de energía es la que le suministran?

—Son 28,5 megavatios de capacidad al año y es una cantidad de energía que representa aproximadamente un quinto de nuestra planta Wayra Extensión, que es la continuidad de nuestra planta eólica Wayra, que genera 177 megavatios.

¿Cuántas empresas ya apuestan por este tipo de energía renovable?

—Tenemos contratos con muchos clientes que quieren 100% de energía renovable. Empezamos a entregar reconocimientos, certificados verdes a las empresas desde el 2019 y el número de compañías que piden energía renovable subió de manera exponencial. Vamos entregando más energía renovable al sistema, y más energía renovable a los clientes en cualquier industria.

¿Cómo está apuntalada la inversión en este tipo de energía renovable?

—Somos el primer generador de energía renovable en el país. Tenemos, al momento, cuatro plantas: Dos de energía solar, la del Parque solar Rubí y la del Parque solar Clemesí, en Moquegua, con alrededor de 300 megavatios, y que se constituye en el complejo de energía solar más grande del país. Y también tenemos nuestras plantas eólicas, el Parque eólico Wayra y el Parque eólico Wayra extensión, en Marcona, en la región Ica, por otros 310 megavatios, y que es el complejo eólico más grande del Perú.

¿Y cuál es la cartera de proyectos que tienen en energía renovable?

—Es muy grande. Hablamos de 12,2 gigavatios de proyectos. Son diferentes proyectos en diferentes etapas de desarrollo. Tenemos proyectos que esperamos poder empezar a construir lo más pronto posible para seguir dando energía sostenible, competitiva y confiable a nuestros clientes.

¿Cuánto invirtieron en estos centros de generación de energía renovable y cuánto esperan invertir hacia el futuro?

—La inversión total fue de alrededor de US$ 700 millones para todas nuestras plantas de generación de energía renovable. La inversión futura va depender de los proyectos que vamos a construir en los próximos años. Eso todavía está en desarrollo.

¿Considera que la transición hacia el uso de energía renovable anda a paso lento en el país?

—Creo que en los últimos años hemos visto una aceleración fuerte en lo que es energía renovable. En el Perú todavía es el 5% de energía en la matriz energética, pero vemos que hay muchos proyectos que ya se están dando y que están cerca de empezar en su construcción.

—¿Pero qué falta para mejorar e impulsarla?

—Hay unos temas regulatorios, en mi opinión, que se tienen que mejorar. No es una regulación para incentivar lo renovable, sino regulación que quite los desincentivos que ahora existen para el desarrollo de la energía renovable.

—¿Cuáles son esos desincentivos?

—Por ejemplo. Hay un tema de potencia. A la energía solar no se le entrega potencia firme, es un tema que se tiene que corregir para poder contratar de manera directa la energía solar. También hay un tema de transmisión de electricidad, porque normalmente las plantas renovables están en lugares donde hay mayor radiación solar o más viento, que son algunas zonas del sur o del norte y se requiere fortalecer la transmisión eléctrica para posibilitar que la energía renovable pueda ser generada en un lugar y distribuida en otro lugar.

En términos sencillos, si tuviera que cambiarse la normatividad para facilitar y ampliar el espectro de uso de energías renovables, ¿qué se debe hacer?

—Se debe dar la posibilidad de dar a la energía renovable, de tener energía firme y potencia firme para poder contratar directamente con los clientes.

—De otro lado, tal como vamos en el país, ¿estamos encaminados a cumplir los objetivos del milenio?

—Estamos encaminados. Hay unos cuantos impulsos para poder cambiar la normativa para poder exactamente ir a la utilización más fuerte de renovables en el sistema.

—¿Qué respondió el Ministerio de Energía y Minas y el gobierno respecto a estos pedidos?

—Tanto el gobierno como el Ministerio de Energía y Minas están muy interesados en el desarrollo de las energías renovables porque claramente significa nuevas inversiones, nuevos puestos de trabajo, y están exactamente ayudando a todas las empresas del sector a impulsar la instalación de nuevas plantas de energía renovables.

Venta de Enel

De otro lado, Indecopi les dio autorización para el proceso de venta de Enel a la empresa estatal China Southern Power Grid International. ¿Cómo va el proceso?

—Tenemos la aprobación del Indecopi y ahora estamos en el momento de que se cumplan algunas que otras condiciones para poder cerrar el proceso.

¿Cuándo estaría terminando toda esta etapa?

—Eso sería en algunas semanas. Estamos cerca, pero claramente falta poco.

¿Qué implica para el mercado que atiende Enel, este cambio de titularidad?

—Absolutamente nada. Para nuestros clientes todo va a ir adelante como antes. Hay un cambio en los dueños de la empresa, pero la empresa local sigue manteniendo sus operaciones, sus trabajadores, sus activos, entonces no hay ningún cambio.

Había temor de los usuarios porque con el cambio de dueño podría haber incremento en las tarifas de electricidad. ¿Esto es así?

—No.

¿Lo descarta?

—Absolutamente. El sector de distribución es totalmente regulado. Las empresas de distribución no gestionan, no pueden decidir las tarifas, las tarifas las decide el Estado a través de Osinergmin, entonces no hay ningún impacto en incremento de tarifas para los clientes debido a este cambio.

Y respecto a la opinión de ciertos sectores que señalan que se estaría generando un mercado concentrado con la presencia de una empresa china. ¿Cuál es la respuesta?

—Es un mercado regulado y no hay competencia. En otras grandes ciudades de la región, normalmente hay una sola empresa distribuidora, en Santiago, en Río de Janeiro, etc. No vemos que haya ningún impacto.

Con el ingreso del nuevo dueño de la empresa, ¿qué inversiones se vienen, qué proyectos se vienen?

—Eso tenemos que preguntarle al nuevo dueño. Pero de lo que he escuchado, el nuevo dueño es una empresa muy grande del sector en China y tiene muchísima experiencia en las nuevas tecnologías, como en la medición inteligente. Creo que la nueva empresa viene para invertir en eficiencia y la calidad del servicio, que es la medición inteligente que exactamente va a mejorar la calidad del servicio para nuestros clientes.

—¿Para una medición exacta, para que no haya errores en la facturación?

—La medición inteligente es a través de unos dispositivos que pueden transmitir señales a un centro de control y con ello hay mucha más posibilidad de activarlos, de controlarlos, de leerlos de manera remota y con ello se convierte más eficiente al sector.

¿Podría implicar algún costo adicional para los usuarios?

—No. Absolutamente.

¿Qué le diría a los usuarios respecto a este proceso de transferencia de propiedad a una empresa china?

—La empresa no va cambiar, las personas de la empresa no van a cambiar, los procesos que tenemos no van a cambiar. Probablemente vamos a tener un impulso en medición inteligente que ya lo estamos dando como Enel, pero vamos a seguir con ese impulso, y entonces las personas no tienen por qué preocuparse porque la empresa sigue siendo la misma y con el mismo RUC.

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *