Press "Enter" to skip to content

Paolo Guerrero recibirá protección policial tras enfrentar intento de extorsión

El drama de Paolo Guerrero desata un vórtice de inseguridad

En un giro inesperado, el Gobierno de la presidenta Dina Boluarte tomó la decisión de brindar protección policial al reconocido futbolista peruano Paolo Guerrero. Este cambio de postura llegó después de que el jugador expusiera públicamente una serie de mensajes extorsivos que llegaron al teléfono de su madre.

Los mensajes amenazantes, vinculados a la firma de Guerrero con el Club Deportivo Universidad César Vallejo, están asociados a ‘Los Pulpos de Trujillo’, una organización criminal con influencia en el norte del país y en Chile.

El abogado Julio García, en representación del delantero, buscó la colaboración del ministro del Interior, Víctor Torres, para obtener protección policial. Sin embargo, la solicitud fue inicialmente rechazada, sugiriendo en su lugar contratar seguridad privada.

Paolo Guerrero, desafiando la adversidad, llevó las amenazas a la televisión nacional. Sorprendentemente, el jefe del Gabinete, Alberto Otárola, anunció más tarde que la familia del futbolista tendría a disposición la protección de la policía. Este es el primer pronunciamiento oficial del Ejecutivo, evidenciando la escalada de violencia en La Libertad, con Trujillo y Pataz bajo emergencia.

El desafío de la criminalidad se cierne sobre la gestión del ministro Torres, enfrentando dos mociones de interpelación. La provincia de Trujillo, con más de 1.1 millones de habitantes, se ve afectada por la delincuencia, que ha aumentado en medio de críticas al gobernador César Acuña.

El caso de la intimidación al ícono del fútbol es solo la punta del iceberg de la extorsión que aqueja a los comerciantes, incluso en pequeños negocios en Trujillo. La Cámara de Comercio local y otros gremios empresariales han denunciado este flagelo. En 2023, la Fiscalía reportó 2,273 denuncias por extorsiones, con explosiones y ataques incendiarios en barrios de clase trabajadora.

Paolo Guerrero, con más de dos décadas de carrera profesional en Alemania, Brasil y Ecuador, destaca que nunca antes había enfrentado extorsiones o amenazas. Un destacado del fútbol que, a pesar de haber jugado en ciudades peligrosas, ahora se enfrenta a una sombra inesperada en su propia tierra.