Press "Enter" to skip to content

Noemí Vásquez venció al coronavirus y ahora va por el cupo a Tokio 2020

La exponente del parapowerlifting quiere ser un modelo de inspiración de las personas

La fortaleza de Noemí Vásquez es aprueba de todo. La paradeportista derrotó al coronavirus, enfermedad que la puso entre las cuerdas, pero que no pudo vencerla porque más fuerte fue su fe en Dios y las ganas de seguir luchando por alcanzar el ansiado cupo a los Juegos Paralímpicos Tokio 2020 en parapowerlifting. Noemí jamás se derrota. Siempre saca el lado positivo de las cosas así sean adversas. Su lucha con la poliomielitis, que le causó una parálisis muscular en sus miembros inferiores, desde que tenía 4 años, amoldó su carácter. 

Aprendió a lidiar con la indiferencia y prejuicios de la gente cuando ella intentó hacerse un camino en el paradeporte. La veían como un bicho raro y le cerraron muchas puertas. Las lágrimas derramadas la hicieron indestructible.  

En mayo último afrontó otro obstáculo en su vida al contraer el covid-19 obligándola a paralizar todo. Se mantuvo medicada porque tenía demasiadas dificultades al momento de respirar. 

Si bien, no necesitó internarse o depender de un balón de oxígeno, pasó duros momentos. Su mayor preocupación fue su madre Guillermina, de 62 años, a quien la enfermedad también afectó. Agradece que los síntomas de su progenitora fueron leves. 

“Siempre digo que las cosas negativas que me pasan no me vencerán. Los síntomas de no poder respirar me duraron dos meses. Los ejercicios me están ayudando demasiado”, asegura la Juana Noemí desde Arequipa. 

Entrena sin descanso 

La levantadora quiere voltear la página cuanto antes. Ya se introdujo de manera total en sus entrenamientos en casa. Entrena todos los días durante 1 hora y 30 minutos. Eso lo complementa con las sesiones virtuales con el fisioterapista, médico nutricionista y su entrenadora de Lima.  

Después de siete meses comenzó a levantar peso, ya está en 45 kilos. De a pocos va a recuperando su nivel hasta llegar a los 56, su mejor marca. Espera alcanzar los 62 kilos, que le daría el cupo paralímpico. En lo que más insiste es en pulir la técnica de levantar, ya que los jueces son exigentes en ese detalle. 

Hace poco pudo obtener  herramientas para su entrenamiento  gracias al apoyo personas como el fabricante de silla de estructuras metálicas, Alca Pascual, quien le donó un banco de trabajo a su medida, y su pastor José miguel Coaguila, quien le brindó  una silla semi deportiva. 

Con su mamá consiguió algunos discos. A pesar que le faltan más cosas para lograr alzar el peso ideal no se amilana porque entiende que esta carrera por alcanzar el cupo paralímpico es de ella y así no cuente con auspiciadores  tiene que seguir adelante.

Lucha por un cupo 

Su intención es llegar en buen nivel al torneo Control Interno, que se disputará en noviembre, que servirá para definir a los representantes nacionales que irán a Tokio 2020 y a los circuitos en Chile y Tailandia en diciembre. El Perú tiene derecho a dos plazas y existen tres elementos nacionales (dos hombres y una mujer) con opciones claras de ir a la cita magna. 

 “Voy a pelear el cupo hasta el final, no me amilano con nada a pesar de todas las carencias que he tenido. Siempre he dicho que en el deporte nada es justo o injusto hasta que uno saca la garra. Yo creo en Dios y él me ha brindado la victoria en los parapanamericanos y confío que lo volverá a hacer en este control”, asegura la exponente que en 1984 se convirtió en la niña símbolo de la Teletón cuando estuvo internada, durante tres años, en la Clínica San Juan de Dios.  

Los sueños de Vásquez no acaban en Tokio 2020 o los Juegos Parapanamericanos Santiago 2023, sino que va fuera de la competitividad. Anhela inspirar a las personas con sus vivencias. 

 “Quiero ser una inspiración para muchas personas que se sienten avasalladas y creen que por una discapacidad o un accidente el mundo se les va a venir abajo. Siempre les digo que la discapacidad no nos define, sino, nuestra actitud, lo que hay en nuestra mente. Quiero ser una motivadora, pero con experiencia reales”, culminó la paradeportista de 43 años, quien buscará convertirse en una entrenadora y una jueza que apoye a enseñar todo lo que aprendió cuando termine su ciclo competitivo. 

 Datos

Noemí ganó la medalla de bronce, en la división -50 kg, de parapowerlifting, en los Juegos Parapanamericanos Lima 2019. 

Pertenece al Programa de Apoyo al Deportista (PAD) del IPD y recibe el respaldo de la Asociación Nacional Paralímpica del Perú. 

El parapowerlifting o levantamiento de potencia adaptado es un deporte derivado del levantamiento de potencia y es practicado por personas con discapacidad física.  

La deportista no cuenta con auspiciadores y hoy más que nunca necesita de proteínas para recuperar su masa muscular.