Press "Enter" to skip to content

¿Por qué los bomberos no pueden apagar aún el incendio en Barrios Altos?

Los hombres de rojo trabajan en inmueble que servía como depósito de productos de comerciantes de Mesa Redonda

Ya transcurrieron más de 40 horas de iniciado el incendio en el inmueble que servía de almacén en Barrios Altos, en el Cercado de Lima, y los bomberos aún luchan por apagar totalmente el fuego. ¿Por qué es tan difícil extinguirlo? Mario Casaretto, gerente de Gestión del Riesgo de Desastre de la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML), explica las razones. 

 
 
A pesar del arduo trabajo que vienen realizando los hombres de rojo por sofocar completamente las llamas en el inmueble ubicado en la cuadra 10 del jirón Áncash, el fuego se reactivó anoche causando alarma y preocupación entre los vecinos de la zona.
 
Una de las causas es la presencia de material altamente inflamable que estaba almacenado en el edificio, como la cera e incienso, productos que comúnmente se utilizan en casa o en diversos establecimientos comerciales para aromatizar el ambiente.
 

 
“Los ingredientes que se usan para elaborar incienso son 100 % inflamables. Además calculamos que en el lugar donde ocurrió el incendio se han almacenado de manera desmedida estos artículos, que son difíciles de controlar al encenderse”, dijo Casaretto a la Agencia Andina.
 
La ampliación clandestina con drywall, hecha sin respetar ninguna norma de construcción, también ha dificultado la labor de los hombres de rojo. “Los bomberos han tenido muchas dificultades para ingresar al predio y controlar el siniestro, ya que han colapsado las estructuras informales de drywall que alcanzaban casi los cinco pisos, por lo que ha sido necesario utilizar las escaleras telescópicas”.
 

¿Cuándo podría terminar?

 
De acuerdo con Casaretto, los bomberos podrían finalizar su tarea en aproximadamente tres días, porque los materiales inflamables que se almacenan en el edificio son difíciles de controlar y el único recurso para extinguir el fuego es el agua.
 
“No hay necesidad de utilizar otro tipo de elementos ni químicos para apagar este incendio. Solo se requiere de bastante agua, ya que es material sólido de fácil combustión”, apuntó.
 

Trabajaron toda la madrugada

 
Más de 150 bomberos han trabajado durante toda la noche y madrugada para apagar totalmente el incendio que se inició ayer, martes, en un almacén en Barrios Altos, Cercado de Lima, donde se almacenaban productos inflamables.
 
El jefe de la IV Comandancia de Bomberos de Lima, Rafael Loza, indicó a TV Perú que para aplacar el incendio se desplazaron 168 bomberos, quienes siguen trabajando hasta el momento.
 
Estamos trabajando más de 19 horas de forma continua. Somos 168 bomberos que estamos en esta labor. Hasta la medianoche nos quedamos con 60 bomberos y 15 máquinas. Posiblemente hoy seguiremos todo el día y se sumará más personal. El fuego ha afectado a tres almacenes grandes y algunos puestos del mercado colindante“, precisó.

 

Local previamente sancionado

 
Casaretto señaló que las causas del siniestro aún se encuentran en investigación; sin embargo, dijo que este local fue sancionado en dos oportunidades anteriormente por edificar una estructura de drywall sin autorización del municipio correspondiente.
 
Sobre el origen del incendio tenemos que esperar los informes posteriores. Defensa Civil también tiene que evaluar los daños ocasionados. Es necesario decir que este local tiene dos sanciones por levantar una estructura de drywall y tiene una infracción por desacato al no dejar ingresar a la autoridad municipal a los almacenes“, manifestó.
 

Construcciones informales

 
El funcionario indicó que a la fecha la Municipalidad Metropolitana de Lima ha clausurado 150 almacenes que funcionaban de manera clandestina en el Cercado de Lima, pero que, lamentablemente, existen cientos de viviendas que los comerciantes alquilan para utilizarlas como depósitos, sin ninguna medida de seguridad.
 
Asimismo, consideró que, para evitar este tipo de situaciones, el Poder Legislativo debería generar una norma que sancione a los propietarios de las viviendas que edifican o almacenan productos altamente inflamables sin supervisión de las autoridades y que ponen en riesgo las vidas de sus vecinos.