Press "Enter" to skip to content

Daniel Ortega justifica despojo de nacionalidad a opositores

“El que traiciona a su patria deja de ser de ese país, deja de tener patria y por eso se llaman apátridas”, declaró Ortega, quien gobierna junto a su esposa Rosario Murillo. Nicaragua fue sancionado por EE.UU. y la UE.

El dictador de Nicaragua, Daniel Ortega, justificó este miércoles (21.02.2024) el despojo en 2023 de la nacionalidad a 317 opositores y críticos de su Gobierno que envió al exilio, al acusarlos de “traidores” y “vendepatrias”.

En un acto de conmemoración del asesinato hace 90 años del general Augusto César Sandino, héroe nacionalista, Ortega llamó “traidores, vendepatria, apátridas” a esos opositores que “quisieron desbaratar este país” en 2018, durante las protestas contra su Gobierno, que dejaron más de 300 muertos.

Ortega comparó a los opositores en el exilio con los expresidentes Adolfo Díaz y Emiliano Chamorro, de inicios del siglo XX, que favorecieron la ocupación de Estados Unidos en Nicaragua (1912-1933), contra la que luchó Sandino.

“Dejaron de ser nicaragüenses (Díaz y Chamorro), como esos que han dejado de ser nicaragüenses y están ahora en los Estados Unidos y ahora son ‘yanquis’, se deben sentir muy contentos de ser ‘yanquis’, otros están en España, se sienten españoles, muy contentos de ser españoles, ya deben hablar hasta como españoles, seguro”, afirmó.

“Eso así es, es un principio elemental: el que traiciona a su patria deja de ser de ese país, deja de tener patria y por eso se llaman apátridas a los que traicionan a su patria”, dijo Ortega, exguerrillero de la insurrección que derrocó al dictador Anastasio Somoza en 1979.

Expulsados a EE.UU. y España

En febrero de 2023, el Gobierno de Ortega excarceló y expulsó hacia Estados Unidos y a España a un grupo de 222 opositores presos a quienes despojó de su nacionalidad y bienes. También a otro grupo de 94 activistas, abogados y dueños de medios de comunicación.

Un obispo, monseñor Rolando Álvarez, fue también encarcelado y despojado de su nacionalidad en 2023, pero prefirió la cárcel al exilio. En enero de 2024 fue excarcelado, junto a otros 16 sacerdotes y dos seminaristas, enviados a Roma bajo un acuerdo con el Vaticano.

España acogió y dio la ciudadanía a los renombrados escritores nicaragüenses Sergio Ramírez y Gioconda Belli, que participaron en la insurrección popular contra Somoza, y hoy son férreos críticos de Ortega.

Organismos de derechos humanos de la ONU, Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y otros países condenaron el despojo de la nacionalidad para los opositores.

Estados Unidos y la UE impusieron sanciones al Gobierno de Ortega, quien, con 78 años, administra el país desde 2007 con su esposa Rosario Murillo, como líder del exguerrillero Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).